RAFAEL GONZÁLEZ MADRID, “MACHAQUITO”, “III CALIFA”.

El 20 de octubre de 1902 le concedieron la Cruz de Beneficencia. En 1902 considerado ya como uno de los primeros espadas del momento, protagonizó un episodio heroico que le reportó la Cruz de la Beneficencia: el día 29 de agosto, mientras lidiaba un toro en la pequeña plaza de Hinojosa del Duque, Córdoba, parte del tendido se vino abajo y dio con sus ocupantes en la arena del ruedo. Asustado, el toro se dispuso a cornear a los caídos; pero Rafael González se interpuso en su acometida, y, con desprecio de su propia vida, era peligrosísimo entrar a matar en aquel trance improvisado, acabó con el toro de una soberbia estocada.
Anécdotas:
*Unos amigos le preguntaron al “Machaco” si en sus tiempos se afeitaban los toros, él respondió muy serio: “No niños, en mi tiempo los toros se dejaban la barba”.
*Estando “Machaquito” convaleciente de una cogida, de la cual tuvieron que enyesarle una pierna, un pariente le dijo: -“Rafael la cuenta del médico es gorda”. A lo que contestó: -“Ni que fuera el yeso, mármol de “Carrá”.
*Cuando ya lo tenía todo hecho en el toreo, se anunció para torear en Córdoba una señora corrida de toros de Pereira Palha. Eran unos toros de exagerada cornamenta. Unos amigos fueron a visitarle en su casa y le dijeron: -“¿Qué necesidad tienes tú, a estas alturas de tu categoría, que lo tienes todo hecho en el toreo, de pechar con esta corrida tan desagradable y con tanto peso?”. A lo que contestó el matador: “¿Pero es que acaso creen ustedes que tengo yo que echarme los toros a cuestas?”. Y es que “Machaquito” era corto de talla, pero grande corazón.
*”Guerrita” era hombre dado a las sentencias. Sobre “Machaquito” había dicho: -“¿Ese chaval es el fenómeno de que tanto habláis? ¡Pá serlo, hay que verle el morrillo a los toros!”. A “Machaquito” no le agradó la sentencia y respondió: -“¡Delante de los toros crezco yo media vara!”.
Mañana. El IV Califa, Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”.

Deja un comentario