19 junio, 2021

“LOS ANIMALES TIENEN INTELIGENCIA Y MEMORIA; SÓLO PODEMOS DISCUTIR SI TIENEN MÁS DE UNA COSA O DE OTRA”.

Manuel Rodríguez García, veterinario. Es hijo, hermano y padre de veterinarios. Manuel Alejandro Rodríguez García (San Vicente del Raspeig, 1954) dirige el Centro Policlínico Veterinario Raspeig, que su padre fundó hace 60 años.

Manuel Rodríguez García, veterinario. Es hijo, hermano y padre de veterinarios. Manuel Alejandro Rodríguez García (San Vicente del Raspeig, 1954) dirige el Centro Policlínico Veterinario Raspeig, que su padre fundó hace 60 años. Es el principal representante de la cirugía equina del país. Fue pionero en las intervenciones quirúrgicas en los delicados estómagos de los equinos, un animal vulnerable.
La entrevista transcurre en su despacho, a diez metros de un quirófano lleno del acero de grúas y quinales. Acaba de operar a un caballo afectado por una torsión abdominal. “Eso es muy frecuente, como los cólicos, en estos animales”. El caballo, transcurrida media hora de la intervención, permanece de pie, en una especie de unidad de vigilancia intensiva, atiborrado de antibióticos y analgésicos. Pero vivo. “Tenemos que levantarlo con rapidez y evitar que se prolonguen los efectos de la anestesia, pues de lo contrario pondríamos en riesgo su vida”, comenta el cirujano. La intervención ha sido un éxito.
Manuel Alejandro es reclamado en foros internacionales, como la próxima semana en México, para trasladar su oficio, técnicas y el concepto de la medicina de vanguardia que se emplea para curar a los caballos. Su actividad profesional, además de gerenciar la clínica, se centra en los equinos, casi siempre en el quirófano, como especialista en cirugía y traumatología.
Conoce a los animales y sus dolencias desde muy niño. Su padre, Manuel Isidro Rodríguez, llegó a San Vicente desde su Badajoz natal para ocupar la plaza titular de veterinario. El hijo debió aprender muchas cosas antes de llegar a la universidad. Y ello, como lo estudiado y experimentado, le permite aclarar dudas.
Sobre los perros opina que “si educamos a un perro para que sea agresivo, atacará. Las razas peligrosas tienen predisposición genética”. Opina Manuel Alejandro Rodríguez que los abandonos de mascotas obedecen a la falta de responsabilidad de personas que han adoptado animales sin plantearse si estaban dispuestos a brindarles una atención digna o a realizar esfuerzos hacia su compromiso con el animal. No sabe aclarar, sin embargo, “si los perros tienen más inteligencia o memoria”.
El catálogo de animales domésticos ha crecido en la sociedad. A perros, gatos, ratoncillos, galápagos, peces, pájaros cantores y raros reptiles que miran la vida detrás de cristales, se les han unido un sinfín de aliados para completar las fotos de familia en al menos el 60% de los hogares españoles, según fuentes del Instituto Nacional de Estadística (INE). O sea que de cada diez familias, seis tienen al menos un animal en casa.
Menos mal que los veterinarios han aprendido mucho en los últimos 25 años, porque, según explica Manuel Alejandro Rodríguez García, “Hace poco tiempo era impensable la cirugía que se hace”. -¿Qué diferencias fisiológicas existen entre el ser humano y el perro?.
-Diferencias fisiológicas no hay muchas. El sistema digestivo de los perros está preparado para un alimentación a base de carne. Los carnívoros también toman verduras; los animales salvajes, por ejemplo, lo primero que se comen cuando matan una pieza es su contenido en el estómago: si son herbívoras se alimentan de las verduras que han consumido sus capturas, luego se comen la carne, que es lo que más les gusta.
-¿Y los caninos se constipan, tienen colesterol, triglicéridos, acido úrico, transaminasas elevadas, diabetes, hipertensión, cáncer?.
-Claro que se resfrían. Somos muy parecidos. Las enfermedades de los perros producidas por bacterias o por virus son muy similares a las que padecen los seres humanos. Cada especie animal o determinadas razas pueden ser más sensibles a unas patologías, a determinados virus o bacterias. Y hay enfermedades que pueden incidir más y de peor manera en unos animales que en otros. No obstante, cada especie tiene más sensibilidad ante enfermedades específicas, por sus características. Los tratamientos son similares a los que se emplean en los hospitales y también los métodos de diagnóstico.
-Y los caballos.¿Cómo son?.
-El equino es un herbívoro. Como clínico me dedico a los caballos. Este animal tiene unas características por el tipo de alimentación. Acabo de operar a un caballo con un trastorno digestivo que es consecuencia de su alimentación, porque su aparato digestivo es delicado, muy comprometido en ocasiones. A diferencia del vacuno, que también es herbívoro y se alimenta de vegetales; es decir, que realiza un proceso de digestión mucho más complejo, tienen varios estómagos, por explicarlo, que hacen que el proceso sea más completo que en los caballos. Y es que los caballos tienen muchas patologías del aparato digestivo por el tipo de alimentación que llevan.
-Se dice de los perros que apenas tienen memoria, que olvidan los acontecimientos con rapidez.
-Tienen inteligencia y memoria. Podemos discutir si tienen más memoria o inteligencia, como en los caballos, como en los gatos, como en cualquier animal. La inteligencia en los caninos está avalada porque aprenden lo que los humanos les enseñamos. Hay unos mecanismos que aprende el animal, sea un perro o un caballo, que es su demostrada socialización en sus primeras etapas de vida. Por ejemplo, un cachorro al que sus dueños no le han establecido unas reglas de comportamiento, el animal, más tarde, va a reaccionar frente a eso. La socialización de los animales domésticos es imprescindible en los primeros meses de sus vidas.
-O sea, que la educación de las mascotas es importante.
-Por supuesto. No es lo mismo un perro que se ha criado con su madre en el campo, que nace solo y entra en la civilización, por llamarlo de alguna forma, con un año de vida. Sí existe memoria. Los primeros estímulos del animal siempre prevalecen. Incluso los perros clasificados como especies peligrosas que están criados con niños, en ambientes normales, no desarrollan la agresividad de sus razas.
-Llevamos unos meses con tres niños muertos por la agresividad de perros.
-Si un animal catalogado como peligroso lo vamos a desarrollar para el ataque, el animal, sin más remedio, aprenderá a atacar. Incluso hasta si al más pequeño de los caninos le adiestramos para que sea agresivo, lo será. No es un problema de razas, sino de educación. No obstante, la capacidad y la fuerza de las mandíbulas de un Pitbull, como otras razas, los convierten en enérgicamente peligrosos.
-¿Quiere usted decir que sin un cachorro de una raza canina peligrosa se educara correctamente no sería agresivo?.
-Por supuesto. Hay una predisposición genética, eso está claro. Un perro Labrador siempre es más tranquilo que un Doberman, casi por naturaleza. Eso también pasa con las personas: hay unas más agresivas que otras incluso independientemente del ambiente en el que se han criado.
-¿Cada vez se abandonan más animales?
-Creo que es como siempre, en especial en los meses de verano. Es debido a la falta de sentido común a la hora de adoptar un animal y antes de saber si somos responsables para atenderlo. Esto ocurre en algunos países todavía en los que los padres dejan a los niños abandonados en la calle. En mi opinión, la familia que adopta un perro o cualquier animal de compañía, debe asumir su educación y la debida atención. Y es que como animal de compañía va a convivir con nosotros y ello implica unas ciertas molestias.
-Los animales de compañía ya abundan, incluso en especies, como el conejo, algunos reptiles, roedores.
-Cada vez hay más animales de compañía metidos en las casas. Pero volvemos a los mismos, a la educación. Si adoptamos un conejo, con sus hábitos, pero adaptándose a las costumbres de los humanos. Tendrá sus necesidades de roer y le tendremos que poner sus comidas y sus objetos preferidos para roer.
-El caballo es un animal delicado, frágil. ¿No?.
-Es un animal muy vulnerable. Los equinos son animales que tienen graves problemas abdominales. Las intervenciones más frecuentes que realizamos son los temidos cólicos, trastornos del abdomen debidos, como decía antes, a la fisiología de su aparato digestivo. El caballo es un mal herbívoro, porque su estómago es muy pequeño en relación a la capacidad del intestino, que puede llegar a medir cuarenta metros, aunque tiene una capacidad de hasta cien litros. Después de comer debe vaciar con mucha rapidez el estómago; es decir, que no tiene una digestión previa en el estómago y, por la tanto, se producen fermentaciones anormales, en función de la alimentación, que producen determinadas dilataciones estomacales, en el colon o en el ciego, que es el equivalente al apéndice de los humanos. Todo ello puede provocar desplazamientos intestinales que pueden acabar en torsiones que obligan a practicar cirugías abdominales de urgencia. -Ninguna especie animal está exenta a las torsiones de estómago, en pequeña medida a los humanos, pero también se detecta en perros de mayor tamaño.¿Cuáles son las causas?.
-Así es. Los perros también sufren esta patología con frecuencia, en especial los de gran tamaño: Gran Danés, Mastín, Pastor de Brie, San Bernardo. Y los cirujanos tenemos pocas horas para actuar. Las causas que producen las torsiones no están plenamente identificadas, pero son debidas a concretos procesos de fermentación de los alimentos.
-Pero la ciencia, los métodos de diagnóstico y los tratamientos han mejorado los malos pronósticos.
-Claro que sí. Hace poco tiempo se decía que el peritoneo de los caballos no se debía tocar. Sí se puede hacer, con las debidas precauciones, claro está. Las vacas son más permisivas para las técnicas que utilizamos en cirugía.
-¿Sabe montar a caballo?.
-Sí. No practico mucho, pero sí.
-¿A cuántos caballos ha operado?.
-No llevo la cuenta. A miles, posiblemente.
-¿Ha cambiado mucho su profesión en esos 34 años?.
-En los últimos años la clínica veterinaria ha tenido un gran avance. Hace poco tiempo era impensable la cirugía que se hace ahora con los animales. En España estamos a un nivel excelente.
-Usted fue pionero en España en cirugía abdominal en caballos.
-Sí. Al menos en las intervenciones quirúrgicas regladas. Me especialicé y me he dedicado a esta actividad.
-¿Cuál es la operación más impresionante que ha realizado?.
-Creo que muchas intervenciones de cólicos en caballos, a los que les extraemos grandes piedras del abdomen.
-En su hospital veterinario operaron a Sultán, un semental cántabro que pesaba más de mil kilogramos.
-Eso fue en 1988. Sultán llegó referido por el director del Centro de Inseminación de Torrelavega, porque nos conocía. El animal cojeaba y estuvo un mes en diferentes centros veterinarios. Y no encontraban el diagnóstico para curar la cojera. Asumimos el caso como un reto. El animal era de la raza Fresón, pesaba mil quinientos kilos y ya le habían extraído 70.000 dosis de semen. No era atlético y estos animales tienen debilidad en las rodillas. Al final descubrimos que Sultán tenía una rotura del ligamento cruzado interior de una rodilla, lesión que se producen algunos futbolistas cuando clavan los tacos en el suelo y giran la rodilla. El problema que tenía este toro es que para extraerle el semen le hacían montar un maniquí, imagino que con apariencia de vaca, y la lesión le impedía saltar hacia su presa. Antes de la operación compramos un toro para ensayar la anestesia que debíamos utilizar en la operación, porque los animales de ese peso deben salir con rapidez de los efectos anestésicos para evitar que su propio peso les asfixie. A Sultán le implantamos un ligamento de fibra de carbono desarrollada por una empresa alemana para deportistas. La operación fue bien. Pero el animal poco después falleció a consecuencia de lo que se llama una neumonía del transporte. Hicimos la necropsia. Pero pudimos demostrar al mundo científico que la operación fue un éxito. Creo que algunos profesionales no vieron con buenos ojos que un toro de Cantabria viniera a Alicante para curarse.
-¿Deben tener clientes muy conocidos del país en su hospital de San Vicente?.
-Muchos. Hasta la mismísima Casa Real.
Fuente: www.lasprovincias.es/

Deja un comentario