24 julio, 2021

EL VALOR LOCO DE ARTURO MACÍAS.

Desde que Arturo Macías llegó a España y vimos en las primeras corridas lo gris que estaba dijimos de manera clara el porvenir que le esperaba. No era otro que el torero no está hecho y va a ser presa del hule continuamente.

Desde que Arturo Macías llegó a España y vimos en las primeras corridas lo gris que estaba dijimos de manera clara el porvenir que le esperaba. No era otro que el torero no está hecho y va a ser presa del hule continuamente. El tiempo, como casi siempre, nos ha dado la razón y el mexicano ha vuelto a cobrar, pero esta vez una cornada de las que duelen de verdad, en la cavidad torácica. En un lugar que ha retirado a muchos toreros o los ha dejado fuera de sitio.
Ahora ha sido en El Puerto de Santa María con un percance que encendió todas las alarmas por la gravedad y que, incluso, a quienes estaban en la plaza les recordó el sufrido por el malogrado peón Manolo Montoliu en Sevilla, sobre todo por la forma de hacerse el toro con él una vez que hubo hecho presa (ya se que a Montoliu fue en banderillas y a Macías en la estocada).
A Macías lo han traído a España a reventarlo, cuando ahora mismo no está curtido y de haber venido haberlo hecho de novillero y una vez perfeccionado tomar la alternativa. Ahora lo único que han conseguido es quemarlo después, de que por su inexperiencia, una y otra vez vaya a la enfermería. Sé que a Macías le han cantado el valor muchos medios, también debido a lo bien que su apoderado se trabaja a parte de la prensa. El valor de Macías es un valor suicida y alocado, sin saber porqué está ahí y del que se va a retirar por los tremendos costurones que luces ya su cuerpo. Todo por culpa de un nefasto planteamiento en su carrera.
No hay que olvidar que es otro torero en manos de Antonio Corbacho que se va al pozo. Como se tuvo que ir José Tomás aburrido de este apoderado con unas ideas arcaicas para volver y escribir una página de oro en el toreo. Como estuvo a punto de irse Talavante, el pasado año, cuando tuvo la lucidez de dejar a Corbacho. Como estuvo a punto de mandar a casa a Sergio Aguilar, o ahora a Arturo Macías a quien está echando a los leones sin estar siquiera preparado para domesticar gatos.
Ojala que Macías se cure pronto, piense las cosas con cabeza, se acabe de hacer como torero y después intente el salto a España, pero en su actual situación es una temeridad que va a acabar con él rápidamente. Una cosas es valor, como el de Diego Puerta y otra cosas, muy distinta, el valor loco.

Deja un comentario