LA ESPERANZA SE VE EN LAS CARAS NUEVAS DEL TORERO.

Las figuras del toreo no siempre se hacen en los ruedos, nacen con esa estrella, la detonan y la pulen, van forjando su destino y al final del día ahí están, llenando las plazas, aparecen en las portadas de los periódicos y revistas, los programas radiofónicos y televisivos hablan de ellas, desafortunadamente son pocos los que han tenido ese gran privilegio en la historia de la tauromaquia.
Hemos visto con agrado a hombres que apuestan a que surjan nuevos talentos que en algún momento detonen en figura, les invierten tiempo, dinero, a veces demasiado y no en todos los casos se da el resultado esperado, como lo mencionaba la mañana de ayer martes Elías Esparza… “José Luís Ramírez, “El Padrino”, es un hombre que le ha dado toros a muchos y nadie o muy pocos se lo ha agradecido”.
Y es que en las lluviosas diez antes meridiano de ayer José Luís Ramírez, “El Padrino”, invitó a la prensa especializada a desayunar en la plaza de toros San Marcos con la finalidad de presentarnos a un joven de dieciocho años, sin antecedentes taurinos, con poco recorrido en plazas, pero eso sí con mucha afición, cuando menos así se manifestó al charlar con los presentes, su nombre es Ricardo Frausto y quiere ser torero.
La inclinación por ser torero es difícil describirla, cada ser humano que toma esa decisión de vida tiene su propia respuesta, en el caso de Ricardo señalaba que le llegó por la amistad que tiene con Juan Pablo Sánchez, de ahí la admiración a los toreros y a la profesión de seda y oro, comentó que sus referentes para estar en este camino son los hermanos Fermín y Miguel Espinosa, “Armillita, con quienes entrena al lado de Fermincito; así como José Tomás, quien sin duda debe serlo para casi todos los chavales que inician en estos menesteres.
“El Padrino” nos comentó que el apoderar a Ricardo Frausto nace de que ha visto en él calidad, personalidad y un sello propio que le motiva a llevar sus destinos, por lo pronto estará el próximo ocho de agosto en Jalostotitlán y de ahí en adelante se espera que toreé en Acapulco y Vallarta, lo demás, comentaba “El Padrino”, debe darse sin correr, caminar, ir despacio, seleccionando lo que se le vaya a dar y para que se presente en Aguascalientes, dijo, tendrá que ser en el momento en que pueda llegar para decir “aquí estoy”.
Así entonces, esperemos que esta nueva cara brille con luz propia, tiene planta y porte de torero, que sea una esperanza más en el renacer de la fiesta de los toros en esta complicada… pero hermosa fiesta taurina. Venga pa´ lante y mucho éxito en todo lo que haya de darse por delante para esta mancuerna de torero apoderado.

Deja un comentario