EL TORO DE DOS PISOS… ¡DEJA DE APLAUDIR, CABRÓ…!.

FRANCISCO RUIZ Miguel toreaba una corrida de Miura en Pamplona, Miura le gustaba lidiar y lo hacia con frecuencia, pero en esta ocasión desde días antes tenía atravesado un toro colorao enorme que no deseaba ver ni en pintura. Cuando partían hacia el sorteo los miembros de su cuadrilla y apoderado les solicitó… ¡Que no me toque el toro colorao!.
SUELE SUCEDER, efectivamente el grandote colorao le tocó en suerte. Juan Luís de los Ríos, “El Formidable”, uno de sus banderilleros, fue quien el regresar a la habitación del hotel le dio la nada agradable noticia, pretextos “buenos” y de toda índole le hacia a su matador, le decía que era bonito, cómodo y muy descolgado, se deshacía en sanas explicaciones que Ruiz Miguel por supuesto no las creía. Notando el mal rato que le hacia pasar y que no le aceptaba el torero, se disculpo agregando… “Bueno, el toro es un poco alto solamente”, solo para escuchar… -¿Alto?, sí, pero como un autobús de lo de Londres… ¡De dos pisos!… El valiente torero, especialista en matar toros procedentes de esa afamada dehesa, acabó triunfando con el “clon” de los camiones londinenses.
A CONTINUACIÓN algo real que me hizo reír agriamente, lo tomo solamente como pretexto para hablar sobre lo de Barcelona, la ya prohibición de dar festejos taurinos por esos rumbos.
DURANTE UN concierto efectuado en la ciudad de México hubo una parte muy emotiva en que Paúl Hewson, mejor conocido como “Bono”, que por cierto no se ni quien es, pidió al público guardar silencio, golpeó sus manos, una con la otra, a los pocos segundos sonó otra palmada. Segundos después dio otra. Esto lo repitió en varias ocasiones ante el silencio imponente del público, después, con voz angustiante explicó que esto era un mensaje… “Everytime I clap my hands, a child in Africa dies.”, que en español quiere decir… “Cada vez que aplaudo, un niño muere en África”… A continuación y escudándose en el anonimato que le daba el lleno a reventar en el lugar, se escucho el sonoro grito de un espectador… ¡Pues deja de aplaudir, cabrón…!.
SITUACIÓN MUY parecida a lo de Cataluña. Los políticos parlamentarios antitaurinos “aplaudieron” muchas veces y nadie quiso escuchar “las palmadas”, que, cual tamborazos de guerra, estaban enviando mensajes a los profesionales en la materia taurina, a todas luces debió de existir un frente, una resistencia a buen tiempo, ahora las figuras se unen tardíamente solicitando audiencias con los mas altos jerarcas buscando se respeten sus libertades de ejercer la profesión, los aficionados se manifiestan de diferentes formas y maneras tratando de echar por tierra esa antidemocrática decisión, ya aparecen y se invita en varios sitios a que no se consuman productos elaborados por esos lugares y al parecer lo siguiente será una guerra sin cuartel para que “el orden taurino” se restablezca en la mencionada Cataluña. Son muchos los que a los parlamentarios les gritan, en total silencio… “Pues dejen de aplaudir cabró…”. En muchos lados ya se dejó de aplaudir, o sencillamente, y mejor dicho, los acallan los tantos lamentos tan tardíos, por allá y por acá, en ambos continentes la fiesta esta a la baja, muy a la baja, allá tienen figuras… ¿Imaginémonos como andamos por México?. ¡Y lo que nos puede esperar!.
MAS NOS vale a todos fumar la pipa de la paz y llevar la fiesta en santa concordia y armonía, antes que los cosos pasen a formar la ya tan de moda, y muy redituable por cierto, larga lista de centros comerciales.
DICEN QUE dijo Ambrose Bierce sobre el entendimiento… “Entendimiento. Secreción cerebral que permite a quien la posee distinguir una casa de un caballo, gracias al tejado de la casa. Su naturaleza y sus leyes han sido exhaustivamente expuestas por Locke, que cabalgó una casa, y por Kant, que vivió en un caballo… Nos Vemos.

Deja un comentario