29 julio, 2021

CAROLINA MARTÍNEZ MALDONADO DESDE SALTILLO… VIZCAYA A HOMBROS.

La plaza de toros Fermín Espinosa, “Armillita”, de esta ciudad de Saltillo, Coahuila, después de escasas 24 horas volvió abrir sus puertas hoy sábado, ahora con una bien presentada novillada del ingeniero Armando Guadiana, que fue lidiada por David Vizcaya, de Guadalajara, Jalisco, por Alejandro López, de Aguascalientes, y al saltillense Paco Valverde.

La plaza de toros Fermín Espinosa, “Armillita”, de esta ciudad de Saltillo, Coahuila, después de escasas 24 horas volvió abrir sus puertas hoy sábado, ahora con una bien presentada novillada del ingeniero Armando Guadiana, que fue lidiada por David Vizcaya, de Guadalajara, Jalisco, por Alejandro López, de Aguascalientes, y al saltillense Paco Valverde.
Tocó al primero de nombre “Athos” al novillero David Vizcaya quien de blanco con pasamanería en negro lo lidió con valor, ganándose una oreja. Sin embargo fue con “Porthos” al que después de una buena faena le cortó dos orejas, siendo el triunfador de la tarde, saliendo a hombros de la plaza.
Paco Valverde no las tuvo todas consigo. Un astado de nombre “Tabachín” al que recibió el novillero con un farol de rodillas, le pego regulares pases pero se pasó de faena, pinchó una vez y recibió aviso. Para su segundo “Aramis”, un novillo de excelente embestida al que desperdició y después de pinchar y atravesar con el estoque, dio muerte por descabello. El juez ordenó arrastre lento para el astado, sin embargo los de arrastre no cumplieron con la orden.
Alejandro López, de tabaco y oro, sorprendió a los asistentes, pues con su primero –tercero de la tarde¬- dio excelentes pases, viéndose con seguridad y solvencia en su quehacer. Para su segundo, los aficionados prodigaron largos oles, pues el novillero recibió a “Scaramuch” de toriles con seis faroles excelentes que prendieron al público. Después de la gran faena que le prodigó a este astado, el público esperaba la suerte suprema, sin embargo, después de recibir un aviso y varios intentos de descabello, el novillero se fue sin nada.

Deja un comentario