24 julio, 2021

PRINCIPIOS DE LA ESCRITURA Y PERIODISMO TAURINO… JUAN POSADA SE LICENCIO EN ESTA RAMA.

LA HISTORIA taurina ha registrado fechas de todos los tipos, trágicos, de laureles, cómicos, agridulces, de amores, de grandes amistades y de muchas enemistades ganadas dentro y fuera de los ruedos entre taurinos, por lo mismo intentaremos a partir de esta fecha intercalar, y rescatar, algunos de estos sucesos, de todos los tipos como decía, leemos, releemos, hurgamos, investigamos, preguntamos

LA HISTORIA taurina ha registrado fechas de todos los tipos, trágicos, de laureles, cómicos, agridulces, de amores, de grandes amistades y de muchas enemistades ganadas dentro y fuera de los ruedos entre taurinos, por lo mismo intentaremos a partir de esta fecha intercalar, y rescatar, algunos de estos sucesos, de todos los tipos como decía, leemos, releemos, hurgamos, investigamos, preguntamos pero no inventamos, vamos pues al primero de ellos, a ciertos escritos sobre los orígenes del periodismo taurino, todo esto es ante la sana persuasión que me hace Armando Berumen Ruiz Esparza.
LAS NOTICIAS taurinas comienzan a circular con cierta frecuencia durante el reinado de Felipe III. Anteriormente, en los reinados de Carlos V y Felipe II, las referencias sobre el tema taurino en las relaciones aparecen excepcionalmente tanto en España como en Latinoamérica.
LUÍS CABRERA Córdoba, cronista del rey Felipe II, reseña… “Durante el reinado de los príncipes austriacos, y aún en tiempo de Carlos V, todo acontecimiento notable que afectaba de alguna manera a esta vasta monarquía se anunciaba al público por medio de cartas o relaciones impresas que circulaban de mano en mano, se reimprimían después en las provincias y después cruzaban los mares. Eran una especie de gacetas que suplían de una manera muy cumplida y con notable sencillez el complicado mecanismo de nuestra prensa periódica. Raras y escasas en el reinado de Carlos V y Felipe II, algo más frecuentes en el de Felipe III, comenzaron a formar, ya en tiempo de sus sucesores, series no interrumpidas, con título fijo, y que salían a la luz en días determinados”.
RUIZ MORALES no se atreve a tildar a los emisores de estos mensajes de periodistas, pero sí los define como “germinales periodistas” a aquellos que nos contaban la actualidad, los que nos anotaban lo novedoso que ocurría en la vida cotidiana de esos lejanos años, viajes, jornadas, fiestas, bodas, recibimientos, entradas, partidas, juras, proclamaciones, beatificaciones, canonizaciones y todo el latir de la vida española, miles de noticias entre las que necesariamente, inevitablemente, se encontraban las relativas a la fiesta de toros.
JOSÉ MARÍA de Cossío, asegura que la noticia taurina más antigua se encuentra en relación de las fiestas celebradas en Alcalá de Henares el 19 de abril de 1556. Deja constancia, de igual forma, que en Toledo, diez años más tarde, se publicó otra analogía que trata el tema taurino, según figura en inventario de los despachos tocantes a la traslación del bendito cuerpo de Sant Eugenio mártir, primer Arzobispo de Toledo, hecho de la Abadía de Sandonís, en Francia, a esta Santa Iglesia.
LUÍS CARMENA y Millán, a finales de los años de mil ochocientos, aporta algunos datos sobre los momentos históricos en que se pueden encontrar noticias taurinas: “En el siglo XVI, y mucho más en el XVII, apenas hay solemnidad de carácter civil, político o religioso, matrimonio regio, jura o entrada de príncipes o embajadores, que no se solemnice con ceremonias y festejos en los que suele entrar como parte principal el juego de los toros”. Algo más nos dice desde España la tesis de Olga Pérez Arroyo, que desde luego es mucho mas amplio su comentario, años y años de historia no se pueden, ni deben, de resumir en unas cuantas cuartillas.
TODO ESTO me recuerda al fallecido Juan Barranco Posada, mas conocido solamente como Juan Posada, sevillano avecindado en Huelva, nacido el 24 de septiembre de 1931, pariente de Faustino, registrado como la primera victima de los Miuras, y que se presentó vestido de luces en Valverde del Camino, Huelva, en 1947, compartiendo cartel con el también debutante Miguel Báez Espuny, “Litri”. Don Juan toma la alternativa en Madrid un 14 de mayo de 1952 de manos de Agustín Parra, “Parrita”. Dijo adiós a los ruedos muy pronto, en 1956 y tras unos años de dedicarse a la agricultura en la provincia de Albacete, a Posada le da por estudiar periodismo y se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, carrera que ejerció en Radio Nacional de España y, a la fecha de su muerte, estaba al frente de la sección taurina del periódico “La Razón”.
LES DECÍA que iremos leyendo todo tipo de datos históricos y se los estaremos compartiendo periódicamente, por hoy fue todo… Nos Vemos.

Deja un comentario