29 julio, 2021

MANZANARES, A CÁMARA LENTA EN ALMAGRO.

El alicantino desoreja a un noble, aunque flojo, animal de Gavira | Almagro, Ciudad Real.
El alicantino José María Manzanares ha firmado una faena de buen nivel y ha abierto la puerta grande de la plaza de toros manchega de Almagro, donde ha cortado tres orejas en una tarde en la que la corrida de Gavira dio una mala imagen tanto por la presentación como por el juego de los toros, muy bajos de raza.

El alicantino desoreja a un noble, aunque flojo, animal de Gavira | Almagro, Ciudad Real.
El alicantino José María Manzanares ha firmado una faena de buen nivel y ha abierto la puerta grande de la plaza de toros manchega de Almagro, donde ha cortado tres orejas en una tarde en la que la corrida de Gavira dio una mala imagen tanto por la presentación como por el juego de los toros, muy bajos de raza.
Las dos primeras orejas las cortó a un toro noble aunque flojo de la ganadería de Gavira después de un trasteo templado y despacioso. Hubo momentos al ralentí por ambos pitones, de gran trazo, completados con una gran tanda al natural, sublime. Dejó una gran estocada. El alicantino volvió a dar una gran imagen en el quinto, con dos series de naturales muy despaciosas y de muchísimo temple a un toro que se dejó sin maldad las series fueron interminables tan bellas como noble se mostro el de Gavira un sobrero desrazado pero que se dejó, Manzanares tuvo pasajes que recordaron a su padre en esta plaza, salió a hombros merecidamente. Otro triunfo en la tarde antes de la gran cita de Bilbao.
Antes, Enrique Ponce se mostró artístico e inteligente con el primero de la tarde, un astado manso y flojo al que llevó templado y a media altura por ambos pitones, siempre abusando mucho de pico y labor siempre al hilo. A la hora de matar se puso complicado el animal, que se marchó a los terrenos de chiqueros. No lo tuvo fácil para matar el valenciano, que escuchó dos avisos. El cuarto fue otro manso y rajado que llegó sin fuerzas a la muleta con el sólo pudo justificarse sin ningunas apreturas, otro que pasó de puntillas.
Por su parte, Miguel Ángel Perera se las vio en tercer lugar con un manso rajado al que tuvo que estar persiguiendo por todo el ruedo. Lo toreó en los terrenos de tablas, pero no había la emoción necesaria. La música hizo un intento de sonar, pero no la dejó el público. Pinchó. Con el sexto se contagió del toro, siempre al hilo de pitón en una faena muy a menos en las que hubo hasta dos desarmes el de la Puebla de Prior pasó de puntillas por Almagro y esta para tomarse unas vacaciones y hacer carretón con la espada para olvidar.
ALMAGRO, 25 DE AGOSTO.
Almagro (Ciudad Real). Dos tercios de entrada.
Toros de Gavira (5º bis) desiguales de presencia aunque escasos de trapío. Descastados y flojos.
Enrique Ponce, saludos tras dos avisos y palmas.
José María Manzanares, dos orejas y oreja.
Miguel Ángel Perera, saludos tras aviso y palmas tras aviso.

Deja un comentario