27 octubre, 2021

RESUMEN DE LA FERIA DE ASTE NAGUSIA-2010 DE BILBAO, ESPAÑA TOROS SERIOS, CUATRO HERIDOS Y SIETE OREJAS.

Nota: Con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de algunas importantes ferias españolas de la temporada taurina 2010, en esta sección resumo lo más relevante acontecido en los abonos de esas ferias.

Nota: Con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de algunas importantes ferias españolas de la temporada taurina 2010, en esta sección resumo lo más relevante acontecido en los abonos de esas ferias.
Primero hago algunos comentarios sobre el abono de la feria. Luego incluyo la lista de los carteles mostrando los resultados de toros y toreros en forma de reseña, seguida por un sumario numérico de esos resultados y el resultado económico de la feria. A continuación repaso los acontecimientos más relevantes relacionados con los protagonistas del abono y, además, si alguna institución concede premios a los triunfadores de la feria, también lo añado a estos resúmenes.
Advierto que mis conclusiones y comentarios críticos mayormente reflejan lo visto en las pantallas chicas del televisor y del ordenador y lo leído en la prensa cibernética, ya que al no haber estado presente en esas ferias modero en lo posible mis opiniones particulares sobre la calidad de lo acontecido en esas ferias.
Sobre la Feria de Aste Nagusia de Bilbao.
Agosto es el mes más taurino del año en España y Francia cuando las ferias se suceden en esas dos naciones. Todas tienen cierto interés. Sin embargo, es la feria de Bilbao en el norte de España, denominada Semana Grande en castellano y Aste Nagusia en vascuence, la que más acapara la atención del aficionado y de la prensa. En el calendario taurino español esta feria estival puede considerarse como la tercera en importancia, después de las ferias primaverales de San Isidro en Madrid y de la de Abril en Sevilla.
La Feria de Bilbao, a diferencia de las ferias de Sevilla, Madrid y otras varías más no ha seguido la tendencia de progresivamente aumentar la cantidad de festejos. El abono de la Semana Grande ha permanecido relativamente constante desde los años cuarenta. Antes el abono consistía en una semana de festejos, de ahí el nombre castellano de la feria, y ahora se dan solamente unas dos o tres corridas más que entonces.
Antes de resumir lo sucedido en el ruedo de Vista Alegre, que así se llama la plaza de toros de Bilbao, deseo anotar aquí algunas características del público bilbaíno. El aficionado de Bilbao es ecuánime en sus juicios, no tiende a mostrar favoritismo hacia los diestros que, por ejemplo, tienen los aficionados sevillanos o madrileños. Tampoco es dado a las reacciones extremas, tanto de pitar o abroncar a los toreros, o de premiarlos con excesivos trofeos. Exige que en las corridas se lidie el toro con edad, peso y trapío, y reconoce y aprecia los esfuerzos que los diestros hacen cuando las condiciones de esos cornúpetas no son apropiadas para el lucimiento.
El abono del ciclo ferial 2010 comenzó el sábado 21 de agosto con un festejo de rejoneo y se cerró el domingo 28 del mismo mes con una corrida de toros. Entre esas fechas se dieron siete corridas de toros más para así completar un total de nueve festejos.
Los 24 puestos de las ocho corridas de toros fueron cubiertos por 19 diestros, de los cuales solamente Enrique Ponce, “Morante de la Puebla”, ‘El Juli”, José María Manzanares y Diego Urdiales, sustituyendo una tarde al lesionado Miguel Ángel Perera, hicieron doblete. Los 14 restantes hicieron el paseíllo únicamente una tarde.
Con respecto al ganado, en este abono se anunciaron solamente tres encierros de las ganaderías consideradas toristas: “Fuente Ymbro”, Victorino Martín y José Escolar. Sin embargo, como se exige en Bilbao, en general, los toros de los otros cinco encierros más comerciales tenían poco que envidiar en seriedad y presencia a los de las ganaderías duras.
En el resto del artículo, primero aparecen las reseñas de los nueve festejos que muestran los resultados de las actuaciones de toreros y de la conducta de los toros en el ruedo, seguidas por unas observaciones cuantitativas. A continuación hago unos comentarios sobre lo más relevante sucedido en cada festejo, enfatizando las actuaciones de los diestros triunfadores. Finalmente completo el resumen con un anexo en el que se anotan los ganadores de los premios que algunas instituciones conceden a los triunfadores del ciclo ferial.
Reitero que los datos que aparecen en las reseñas han sido extraídos de las críticas de la prensa aparecidas en el Internet. Por otro lado, advierto que mis comentarios críticos mayormente reflejan lo visto en la pantalla chica y lo leído en la prensa, ya que no he estado presente en la Plaza de Toros de Vista Alegre durante las corridas de la Feria de la Semana Grande.
Carteles, reseñas y sumarios cuantitativos.
A continuación aparecen las reseñas del festejo de rejones y de las ocho corridas de toros mostrando los resultados de las actuaciones de los diestros, y la asistencia a la plaza en cada festejo. Luego siguen los datos cuantitativos:
Bilbao. Sábado 21 de agosto. 1ª de feria, corrida de rejoneo. Toros de Angel Sánchez y Sánchez (bien presentados, cuatro con dificultades para la lidia, los mejores el 4º y el 5º que fueron bravos y tuvieron movilidad) para Hermoso de Mendoza (silencio; silencio; saludos en los medios tras petición) y Leonardo Hernández (silencio, saludos; oreja). Entrada: lleno.
Bilbao. Domingo 22 de agosto. 2ª de feria. Toros de “Alcurrucén” (muy bien presentados y muy astifinos, encastados y con movilidad, de juego variado pero todos exigentes; difíciles y con peligro el 1º, el 3º y el 4º, el 2º toreable por el lado derecho y complicado por el izquierdo; bravos y nobles el 5º y el 6º ) para Antonio Barrera (silencio; silencio), Sergio Aguilar (fuerte ovación recogida por la cuadrilla; fue llevado la enfermería con dos heridas graves; Barrera remató al toro) y Luís Bolívar (saludos tras aviso; oreja; vuelta tras aviso). Entrada: ½.
Bilbao. Lunes 23 de agosto. 3ª de feria. Toros de “Fuente Ymbro” (toros descastados en general, parados y sin transmisión, excepto el 6º que fue bravo y noble) para “El Fandi” (silencio; silencio), Miguel Ángel Perera (saludos; silencio) y Daniel Luque (saludos; vuelta al ruedo). Entrada: ½.
Bilbao. Martes 24 de agosto. 4ª de feria, Cinco toros de “El Tajo” y uno de “La Reina”, el 1º, (desigualmente presentados y de juego variado; complicado el 1º y descastados pero manejables el 4º y el 5º; sobresalieron los encastados y repeitidores 2º y 6º) para “Morante de la Puebla” (división de opiniones; saludos.), Sebastián Castella (saludos; silencio) y Leandro (silencio tras aviso; saludos tras aviso). Entrada: ¾.
Bilbao. Miércoles 25 de agosto. 5ª de feria. Toros de Victorino Martín (desiguales de presencia y descastados en general; el mejor el 4º bravo y noble; complicados el 2º y el 3º, y con peligro y dificultades el 1º, el 5º y el 6º) para Juan José Padilla (silencio; oreja), Diego Urdiales (oreja; silencio) y Manuel Jesús “El Cid” (saludos; silencio). Entrada: ¾.
Bilbao. Jueves 26 de agosto. 6ª de feria. Cinco toros de “El Ventorrllo” y uno de Ortigao Costa, el 5º bis que sustituyó al titular por lesionarse al intentar saltar la barrera, (bien pero desigualmente presentados; destacaron el 3º, el 5º bis y el 6º bravos y con movilidad; el 4º manso pero noble; y el 1º y el 2º deslucidos y rajados) para Enrique Ponce (silencio; vuelta al ruedo tras aviso y petición), “El Juli” (silencio; oreja) y José María Manzanares (saludos tras aviso; oreja con fuerte petición de la segunda). Entrada: lleno de “no hay billetes”.
Bilbao. Viernes 27 de agosto. 7ª de feria. Cuatro toros de “Zalduendo” y dos sobreros de “Torrealta” (de presentación desigual, con dos toros terciados para Bilbao, el 1º y el 2º; todos descastados y faltos de fuerza, con embestidas muy irregulares e incómodos para su lidia) para “Morante de la Puebla” (silencio; bronca), “El Juli” (saludos; saludos tras aviso), José María Manzanares (saludos tras aviso; saludos). Entrada: ¾.
Bilbao. Sábado 28 de agosto. 8ª de feria Toros de “Puerto de San Lorenzo” (muy serios, bien presentados con edad y peso, duros con genio, peligro y dificultades, excepto el 4º que fue manejable; el segundo estuvo escaso de fuerza) para Enrique Ponce (silencio tras aviso; oreja con fuerte petición de la segunda tras aviso; silencio), Diego Urdiales, sustituyendo a Perera, (saludos; saludos tras dos avisos) e Iván Fandiño (silencio; herido por el 6º, el que fue matado por Ponce; el mismo toro hirió gravemente al banderillero Mario Romero). Entrada: ¾. Se guardó un minuto de silencio por el 63º Aniversario de la muerte de “Manolete”.
Bilbao. Domingo 29 de agosto. 9ª y última de feria. Toros de José Escolar (de desigual de presentación y en general descastados y con dificultades, lo más manejables el 1º y el 5º; con mucho peligro el segundo, y falto de fuerza el noble sexto) para “El Fundi” (saludos; ovación), “Rafaelillo” (silencio tras aviso; vuelta al ruedo) y “Morenito de Aranda” (saludos; saludos). Entrada: ½.
Las reseñas de los nueve festejos muestran que el público y la presidencia evaluaron las 54 faenas completadas por los 19 matadores y por los dos rejoneadores de la manera siguiente:
Con tres avisos*: 0; con dos avisos: 1; con bronca, pitos o división de opiniones: 2; con silencio: 20; con ovación, aplausos o salida al tercio: 21; con vuelta al ruedo sin oreja: 4; con una oreja: 7; y con dos orejas: 0. *Debido a que un aviso puede ser causado por una larga faena o por tardar en matar, no lo computamos.
En total se cortaron 7 orejas; 6 en las ocho corridas de toros, y 1 en la corrida de rejones, que no son muchas, aunque se hubieran cortado, al menos otras tantas, si los toreros hubieran estado más acertados con los aceros después de completar faenas merecedoras de trofeos. Estos son los ganadores de esos trofeos: los diestros Bolívar, Padilla, Urdiales, “El Juli”, Manzanares y Ponce, y el rejoneador Leonardo Hernández. En este ciclo ferial, la Puerta Grande de Vista Alegre no se abrió, pues ningún matador o rejoneador desorejó por partida doble a un toro, que es el mínimo requerimiento para que eso suceda.
Con respecto a la asistencia de público ha sido menor que en años anteriores. La plaza casi se ha llenado en el festejo de rejones, se puso el “no hay billetes” en la corrida del 26, y hubo tres cuartos del aforo cubiertos en las corridas de los días 23, 24, 25, 27 y 28, llenándose solo media plaza en los festejos de los días 22 y 29.
Comentarios.
Ahora completaré este resumen con unos comentarios sobre los acontecimientos más relevantes realizados por los protagonistas de los nueve festejos.
La corrida de rejones.
El solitario trofeo cortado en la corrida de rejoneo que abrió el abono ferial en el coso de Vista Alegre no refleja el buen resultado del festejo, ya que los caballeros Pablo Hermoso de Mendoza y Leonardo Hernández, que actuaron en un reñido mano a mano, pudieran haber cortado varios apéndices más. Tanto el veterano caballero navarro como la joven estrella extremeña estuvieron muy por encima de los tres primeros complicados y descastados astados del serio encierro de Ángel Sánchez y Sánchez, y aprovecharon las buenas condiciones del cuarto y quinto para completar dos lucidas y variadas faenas, aunque por fallar con los rejones de muerte los trofeos se esfumaron.
La labor más lucida de Hermoso se la hizo al quinto, el mejor astado del encierro, y en ella sobresalieron los arriesgados quiebros al colocar las banderillas largas montando “Van Gogh”, y el colocar un espectacular par a dos manos, que fue seguido por magistrales piruetas, a lomos de “Ícaro”. Cuando ya tenía un doble trofeo en su haber, lo perdió por matar de un pinchazo y un rejonazo mal colocado. Hubo una fuerte petición de oreja, que no fue concedida.
Leonardo, después de una buena exhibición de como rejonear con clase y valor al noble y bravo cuarto toro, también dejó de puntuar por fallar con los rejones de muerte y el descabello. Sin embargo, su triunfo llegó con el deslucido ejemplar que cerró plaza. Con este animal, el joven rejoneador conectó con el público, que se entusiasmó con su dominio de los caballos y su temeridad al banderillear, especialmente se apreció el como, casi sin reponerse, clavó las cortas volcándose sobre en el morrillo, mientras que milagrosamente el caballo se libraba de los hachazos del astado. Al estar certero con el rejón de muerte, se mereció el único trofeo otorgado esa tarde.
Las corridas de toros.
Domingo 22 de agosto.
En la primera corrida de toros se lidió un encastado encierro de “Alcurrucén” con dos toros con mucho peligro, dos con dificultades y dos buenos, y todos muy bien presentados y bien armados, bravos con agresividad y movilidad que exigían toreros con poder y coraje. Antonio Barrera, Sergio Aguilar y Luís Bolívar fueron los espadas que, con diferente suerte, se enfrentaron con ellos.
Aguilar fue el que peor suerte tuvo, pues fue herido muy gravemente por el segundo astado. El bovino tenía un buen lado derecho, y por ese lado sabiamente el madrileño estaba fundando la faena y toreando con gusto y elegancia, pero al cambiar de mano, y dar el segundo natural fue volteado y herido en el muslo. Con valor, siguió en la brecha, volviendo a lucirse con otras series de derechazos, cuando hizo el error de nuevo de echarse la muleta a la mano izquierda, y con un derrote el toro lo alcanzó en la barbilla. Sangrando por la boca y la pierna el diestro fue llevado a la enfermería, dejando atrás un sentimiento dramático que marcó el resto de la corrida, pues se recordaba la terrible herida sufrida por Julio Aparicio en Madrid en mayo. Barrera terminó con el toro agresor y luego la cuadrilla del herido recibió el fuerte aplauso del público. El madrileño fue operado en la enfermería, donde diagnosticaron que la cornada de la cara presentaba “un orificio de entrada de tres centímetros en la parte izquierda de la base de la lengua y afecta al velo del paladar que requiere vigilancia maxilofacial”, y que la de la pierna era “una cornada en el muslo izquierdo de quince centímetros, superficial, que no afecta a vasos”. El diestro fue trasladado al Hospital Cruces de Bilbao donde, después hacérsele diferentes pruebas, fue operado de nuevo para reconstruirle los daños de la nariz, la lengua y el paladar causados por el pitón. Aunque la herida ha sido clasificada como muy grave, el paciente ha reaccionado positivamente sin tener infecciones o inflamaciones. El martes 24 fue traslado de la UCI a una habitación de planta, donde el diestro optimistamente ha manifestado que su intención es reaparecer en Dax el 11 de septiembre.
Barrera, con el peor lote, se deshizo pronto del toro que abrió plaza, siendo pitado. Con el cuarto tampoco tuvo lucimiento, aunque estuvo más voluntarioso, siendo lo mejor de su hacer un par de series de derechazos, y algún que otro pase suelto. Fue aplaudido al deshacerse del incómodo astado de pinchazo y estocada.
La tarde fue del colombiano Bolívar, quien lidió tres toros, siendo aplaudido en el tercero, un toro con dificultades, cortó una oreja al bravo quinto, e hizo mérito para haber obtenido otra del buen toro que cerró plaza pero, por fallar con el acero, el premio quedó en una aclamada vuelta al ruedo. El venezolano con su actuación dejó la impresión de ser un buen lidiador que con valor interpreta un toreo sobrio y clásico, y le saca a lo toros lo bueno que tengan. Ya avisó cual era su intención al hacer un gran quite por saltilleras al toro que hirió a Aguilar. Luego se peleó con el bravío tercer toro que apretaba por ambos lados, para completarle una faena eficiente con momentos lucidos. Empezó la faena al quinto con unos ajustadísimos pases cambiados en el centro de ruedo, rematados con dos de pecho, para luego seguir toreando con temple y largura y matar de una buena estocada. Paseó la oreja. Aun fue mejor su última faena, la que brindó al torero herido, pero al matar de un pinchazo, estocada y dos descabellos, tuvo que conformarse con una vuelta al ruedo y ser despedido de la plaza con una tremenda ovación. Es de lamentar que por la extensa cobertura que lógicamente ha tenido la gravísima herida de Aguilar, en la prensa no se le ha dado la suficiente importancia a lo hecho por el diestro caleño con torazos bravos y serios en el ruedo de Vista Alegre. Menos mal que lo hecho pudo verse en las imágenes televisivas, las que no mienten.
Lunes 23 de agosto.
El lunes no se sentía la misma emoción que el día anterior pues, en general, el encierro de “Fuente Ymbro” no la imanaba. Los astados tuvieron presencia y volumen pero, excepto por noble y bravo sexto y el manejable tercero, fueron descastados, sosos y durante la faenas de muleta vinieron a menos. Así que, con sus lotes, “El Fandi”, Miguel Ángel Perera tuvieron actuaciones que pudieran considerarse voluntariosas, pero grises.
Solamente, Daniel Luque se salvó de la quema, estando a punto de obtener un trofeo del sexto astado, el único animal bravo del encierro. Sin embargo, el sevillano se tuvo que conformar con una vuelta al ruedo, tras matar de un pinchazo, media estocada y descabello. Inició la faena sin completamente acoplarse al bravo y repetidor toro, que se revolvía rápidamente buscando tanto al engaño como al torero. En cambio, luego el sevillano, toreó con valor, sentimiento, entrega y firmeza, logrando ejecutar emocionantes series de derechazos y naturales, que causaron que la música sonara. Remató su hacer con variados inspirados adornos, antes de emborronar lo hecho con la espada. Tuvo también momentos lucidos con el tercero, en una faena larga e intermitente, pero una vez más la espada estropeó su labor al rematar al animal de dos estocadas y descabello.
Perera pechó con dos toros de similares condiciones, parados, sosos y que topaban más que embestían. Lo mejor se lo hizo al primero, al que con firmeza le sacó algunos pases uno a uno en u

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com