19 octubre, 2021

RUBÉN SALAZAR ÁVILA Y JOSÉ ANTONIO ENRÍQUEZ BARRAZA.

EN LA primera de las corridas de la feria zacatecana le fue brindado un toro a José Antonio Enríquez Barraza, esta distinción fue acompañado de una fuerte y creo que cariñosa ovación, de parte de la concurrencia. José Antonio fue un novillero de los años cincuenta de larga trayectoria en los ruedos

EN LA primera de las corridas de la feria zacatecana le fue brindado un toro a José Antonio Enríquez Barraza, esta distinción fue acompañado de una fuerte y creo que cariñosa ovación, de parte de la concurrencia. José Antonio fue un novillero de los años cincuenta de larga trayectoria en los ruedos, no se hizo matador de toros pero sin embargo puedo asegurar que es el zacatecano que mas fechas ha sumado vestido de luces en ruedos mexicanos.
SER POLIFACÉTICO, novillero, actor de cine, comerciante, empresario taurino, escritor, músico y especializado en ser buen hombre y, sobre todo, mejor amigo. Filmó la película “Toro Negro”, al lado de otro conocido que es solo amistad, Fernando Gutiérrez, más conocido como “Fernando Casanova”, o “El Águila Negra”. La película es sin duda alguna fiel reflejo de la vida de aquellos años en que los maletillas se jugaban la vida por los pueblos mas olvidados, los mismísimos que eran la verdadera escuela de donde emergieron muchos seres que posteriormente fueron nuestras figuras, aquellos que escribieron en hojas de oro nuestra historia taurina como ya lo hemos platicado en otras ocasiones.
OTRO AMIGO entrañable, desafortunadamente ya desaparecido, es Rubén Salazar, este sí matador de toros, para nosotros aun presente y que seguido recordamos gracias a que vivimos los últimos meses de su vida de manera muy cerca, Rubén fue inspirador de jóvenes aspirantes a toreros y el primero en acercársele a escuchar sus consejos fue un españolito, sevillano, en los años cincuenta del siglo pasado.
Y VAYA tamaño de “aspirante”, sabemos que este lo fue don Paco Camino, “El Niño Sabio de Camas”, con quien siempre le unió una gran amistad al grado de verse como hermanos y a pesar de las distancias nunca dejaron de procurarse.
RUBÉN NACIÓ en el barrio de El Encino, hijo de un ferrocarrilero y su madre dedicada a cuidar de la familia, la misma señora que estaba emparentada con Valdemaro Ávila, novillero puntero por mediados de 1940 y por supuesto que fue en quien se fijó el también llamado “Chato”, o “Chapuzas”.
HE DICHO que Paco Camino fue como su hermano menor, pero eso no quita que amistara también con otro fenómeno de Camas, con “Curro” Romero. Romero por ser de la edad de nuestro paisano vivió otro tipo de, llamesmolas así, aventuras en las que se veían involucradas las gitanas que pernoctaban a las orillas del río Guadalquivir, sobre todo cuando desde México le enviaban algún dinero al novillero azteca.
FUE ESTE hombre el UNICO en formar toreros en esta su tierra, el soñaba con una escuela productora de toreros importantes, pero… todos ellos ni a su velorio se pararon, Rubén me lo había pronosticado… “Los toreros son muy mal agradecidos, ya lo veras el día que me muera, ni sus luces”. Desde luego que nombres no doy, ni eso merecen pero todos sabemos quienes son, por lo mismo, por seguir sus sabios y sanos consejos, creo que vale mencionar a los amigos en vida.
MAÑANA EN la Monumental Zacatecas, Rafael Ortega, Fernando Ochoa e Ignacio Garibay, con 6 de Reyes Huerta. Me permito avisarle a los aficionados, evitando se lastimen su garganta con tanta solicitud al respecto, que los dos últimos espadas nunca cubren el segundo tercio, el de banderillas… Nos Vemos.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com