24 julio, 2021

CRÓNICA COMPLETA… ALMODOVAR DEL CAMPO DE FIESTA.

La inauguración de una nueva plaza de toros es motivo por si solo de satisfacción, por si solo, pero si añadimos lo coqueta y bien planteada, así como su comodidad, mejor que mejor

La inauguración de una nueva plaza de toros es motivo por si solo de satisfacción, por si solo, pero si añadimos lo coqueta y bien planteada, así como su comodidad, mejor que mejor, los prolegómenos típicos, descubrir placa conmemorativa, bendición de la misma y agasajar a los diestros y ganadero, para dar paso a un festejo con muchos matices en lo artístico.
ENRIQUE PONCE, se llevo dos orejas de corte fácil y público a favor por el acto, ante el flojo y noble Campiñero de Cuvillo al que receto un buen fajo de verónicas y faena con muchas ventajas y pocas apreturas, siempre muy compuesta gracias a esas muñecas de seda y buena composición en la figura y la estética, lo mejor los molinetes marca de la casa y dos series completas por la derecha los adornos finales y buena estocada de efecto rápido. Su segundo que se le pego en varas por su bravuconería más que fuerzas, Ponce lo sometió y consiguió una oreja a base de tesón y estar en maestro en otras manos para pasaportarlo y punto, estocada fea y trasera con vomito incluido oreja.
SEBASTIAN CASTELLA, frío y distante, apático se llevo dos orejas del quinto por aquello de lo conmemorativo de la tarde, no lo vimos con el capote en ninguno y con la franela se puso en su primero muy encima y aquello por la flojedad del astado y la nula composición, todo quedo en ovación de complacencia. En el quinto cortó dos orejas de muy bajo peso por una faena encimista total sin correr la mano y sufriendo muchos enganchones, un par de series con la derecha muy al hilo del pitón y pare usted de contar estocada de efecto rápido aunque trasera y caída.
DANIEL LUQUE, venia sustituyendo a Cayetano y se llevó el premio gordo un noble de Cuvillo llamado Miraflores que pasara a la historia de cortar el primer rabo en esta plaza, eso sí por una faena completa de principio a fin, desde que se abrió de capote unido al quite por chicuelinas y un comienzo de faena escalofriante a pies juntos, sin enmendarse un ápice hizo clamar los tendidos, para después sumar argumentos con la derecha en redondo y dos series al natural de gran calado, cerró con sus típicas luquecinas y cambios de mano que salieron limpios, no pueden pasarse por alto los de pecho de pitón a rabo y estocada fulminante el premio visto lo anterior justo. Con el jabonero sexto muy flojo lo intento consiguiendo lucimiento en muchas fases para después tirar por tierra su labor con la espada.

Deja un comentario