27 octubre, 2021

PASEÍLLO DEDICADO AL PICADOR DE TOROS RICARDO PACHECO. *

PASEILLO 12ª. NOVILLADA… La semana pasada, quedamos en continuar con el tema de las diferentes fases que tiene la bravura en los toros de lidia, de tratar de desmenuzar todos los términos que existen en el argot taurino basándonos en los libros especializados en este tema

PASEILLO 12ª. NOVILLADA… La semana pasada, quedamos en continuar con el tema de las diferentes fases que tiene la bravura en los toros de lidia, de tratar de desmenuzar todos los términos que existen en el argot taurino basándonos en los libros especializados en este tema, pero considero que es muy poco este paseíllo para poder comentar ampliamente todo lo concerniente a dicho tema, por esto creemos que bien vale la pena retomarlos si Dios quiere, en la temporada grande. Siendo un tema de tanta importancia, solicitaremos algunas colaboraciones a los ganaderos, quienes con su experiencia nos ayudarán a definir y explicar todo lo que se refiere a la bravura. También estamos seguros que la opinión de algunos matadores de toros podrán aportar su sentir y experiencias sobre el misterio de la bravura en los toros, ya que finalmente la fiesta gira en torno a él. Este paréntesis, nos permite rendirle un reconocimiento póstumo al picador Ricardo Pacheco, quien falleció el viernes 3 del presente, haciendo lo que más le gustaba en la vida. El viernes y sábado de la semana pasada estaba programada una tienta de machos en la ganadería de Xajay, todo transcurría como es costumbre; normalmente el primero en llegar al ruedo de la plaza de tientas es el picador, en este caso Ricardo llegó al ruedo y ya lo esperaba el caballo, comúnmente los picadores empetan al caballo, cuidan hasta el último detalle para protegerlo; los picadores se ponen el hierro en la pierna derecha, (éste es por decirlo de alguna manera, una funda de acero templado muy delgado que les cubre la pierna desde el tobillo hasta el muslo), en fin, tratan de quedar perfectamente protegidos hasta donde esto sea posible; después montan al caballo por lo menos media hora antes de iniciar la faena de tienta. Posteriormente llegan los toreros, el ganadero, en esta ocasión los matadores eran, Polo Meléndez Fermín Spínola, Fermín Rivera, “El Canelo”, el subalterno Beto Preciado y algunos novilleros. Es una costumbre que antes de que salga el primer novillo el ganadero les desee suerte a los toreros y al picador; de igual forma, los toreros le desean suerte al ganadero, posteriormente todos los que intervienen en estas faenas se persignan, y finalmente el ganadero pregunta, ¿todos listos? y a la afirmación de los toreros y el picador, ordena, ¡viene toro!, y sale el primer novillo. ¡De verdad amigos aficionados!, este es un espectáculo único, emocionante, apasionante, que solo viven los toreros, el ganadero y por supuesto el picador, quien es fundamental. Sin lugar a dudas hay una gran cantidad de extraordinarios picadores de toros, pero un buen “tentador”, ¡créame!, se cuentan con los dedos de la mano y sobran dedos, y Ricardo era un excelente tentador, casi imprescindible en todas las ganaderías queretanas, por su eficacia, porque para serlo, hay que saber torear con el caballo, esto es, encelar el novillo moviendo el caballo, y alegrándolo con la voz, saber medir el castigo, en fin, que ser un buen tentador es como tener una especialidad; y repetimos, son muy contados.
Cuando salió el novillo veintidós de ese día, serían como las cuatro de la tarde, todo transcurría con normalidad, fue éste un novillo bravo, pronto para acudir al caballo; Jaime Álvarez, quien es el administrador de la ganadería y brazo derecho del ganadero Javier Sordo nos comentó, el novillo peleó con bravura; cuando un novillo sale con esas condiciones, el picador se va para arriba, esto es, que se crece al sentir el poder y la bravura del novillo, que pelea con la cara abajo del estribo, recargando con los cuartos traseros, y los matadores tienen que llegar “en colleras” (parejas), y a cuerpo limpio quitar el novillo al picador, en el tercer puyazo, el novillo se engalló y acudió al cite de Ricardo con prontitud, quien prendió al novillo en todo lo alto, fue ésta una pelea de poder a poder, el novillo empujando y el picador echando el cuerpo para adelante, bien estribado, castigando con la puya de tientas, y con la mano izquierda manejando las riendas del caballo, nos contó Jaime que fue un gran puyazo, emocionante, con el novillo pegado al peto y Ricardo recargando, un puyazo de “poder a poder”, fueron varios los segundos que duró éste, cuando sucedió lo inimaginable, en tan solo dos o tres segundos, Ricardo, con el palo en lo alto del novillo, así sin más, aflojó el brazo y se desvaneció, inclinando el cuerpo al cuello de su caballo y así, “se le fue la vida en un suspiro”, cuando disfrutaba su profesión, cuando hacía lo que más le gustaba; Dios lo mando llamar, y Ricardo murió arriba de su caballo, sin dolor y posiblemente sin darse cuenta.
*Este escrito del Director de EL PROGRAMA que se reparte en la Plaza de Toros México cada que hay festejo, lo tomamos con permiso de Fernando Jiménez, para unirnos junto con él al homenaje que toriles.com quiere hacerle también al gran picador de toros fallecido en un ruedo de tientas, como tal vez muchos toreros quisieran fuera así su último adiós de este mundo.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com