MAÑANA TOROS GRATIS EN ZACATECAS… SOBREVIVIÓ A LA CORNADA EN LA BOCA Y YA NO FUE EL MISMO.

MAÑANA EN Zacatecas hay festival taurino con entrada gratuita. Rodrigo Santos, Eloy Cavazos, Manolo Arruza, José Antonio Ramírez, “El Capitán”, Enrique Garza y los locales, Jorge Delijorge y Antonio Romero, toros de José Julián Llaguno, Montecristo y Marrón. Y nos vamos a la historia, a los viejos escritos. Hoy muy trágicos por cierto, de todo hay en los ruedos.
PARTE MEDICO de “El Güero” Miguel Ángel García expedido desde la enfermería de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla el 2 de abril de 1954… “Sufre una herida que interesa el paladar interior y posterior, atraviesa la fosa tiroidea derecha, alcanzando el peñasco y fractura de la base del cráneo, con parálisis del nervio facial, gran otorragia. Pronostico gravísimo”.
MIGUEL ÁNGEL había sido, años antes, paracaidista en el Distrito Federal, ya siendo un adolescente su familia se traslado a residir a Apan, Hidalgo, y por la cercanía a varias haciendas ganaderas es como se contagia con el llamado “mal de montera”. Cinco años antes del percance inicia su peregrinar taurino por pueblos y el 30 de julio de 1950 debuta en la plaza México. Un año después es anunciado para matar novillos de San Mateo, uno de ellos, “Cuadrillero”, correspondía a Fernando de los Reyes, “El Callao”, mismo al que “El Güero” le hace un quite por gaoneras, solo tres, pero de tal calidad y entrega que la lidia se suspende mientras entre aclamaciones de jubilo se le obliga a dar una vuelta al ruedo.
EL 18 de mayo de 1959 vistió por última ocasión de luces, en Guaymas, Sonora, las secuelas de la grave cornada en Sevilla ya hacia estragos en su deteriorada salud, la epilepsia hizo su indeseada aparición, su habla se dificultaba y el 3 de septiembre de 1974 fue recogido a la mitad de la calle ya inconsciente, nueve días permaneció hospitalizado como desconocido y así murió, solo y sin que nadie lo identificara, lógicamente que a su cadáver le esperaba una tumba sin mas allá que una cruz de corriente madera al lado de otros indigentes, o las aulas de la facultad universitaria de medicina. El triunfador de plazas como Sevilla y Madrid, donde salió de cada coso con un apéndice, fue identificado por un estudiante gracias que al notarle las cicatrices en su anatomía, de viejas cornadas, intuyo el cuerpo era el de un torero. Que en paz esté este hombre que puso muyen alto el nombre de la torería nacional.
LE PREGUNTARON al doctor Javier Campos Licastro que cual era la cornada mas grande que había visto en su vida, él no vaciló al contestar que fue la que le pegó un novillo de Tepeyahualco un 7 de noviembre de 1987 en la plaza de toros de Tlaxcala a Jorge de Jesús, “El Glison”, he aquí el parte medico.
“HERIDA POR cuerno de toro en la cara anterior del muslo derecho, con orificio de entrada de cinco centímetros que interesa piel, tejido celular, músculos, desgarrando el paquete vásculo nervioso, seccionando la arteria femoral superficial y vena femoral por arrancamiento con dos trayectorias, la primera hacia arriba penetrando a la cavidad pélvica sin lesionar órganos vecinos, con profundidad de 20 centímetros. La segunda hacia arriba adentro de 15 centímetros pegando en la semifisis del pubis, hemorragia profusa con shock hipobolemico”.
BASTANTE RAZON tenía el galeno para afirmar la gravedad de la herida. A pesar de todo el torero con raíces y orígenes en Jerez, Zacatecas, y se dice que emparentado con don Ramón López Velarde, el insigne poeta, continua en los ruedos.
ESTOS DATOS me los he “fusilado” de viejas revistas que Jesús Guerrero Falcó me ha facilitado, es él mi mayor proveedor de interesantes publicaciones, de añejos periódicos e interesantes libros, en ciertos casos no puedo mencionar la fuente por la entendible razón de venir solo de recortes como es el caso presente, el de ahora… Nos Vemos.

Deja un comentario