¿ESTAREMOS EN LA OPULENCIA TAURINA?… Y TODO URGE.

PRIMERA CORRIDA posterior a la tarde de su alternativa y primera puerta grande, además abandonó la plaza con el primer rabo en su faceta ya de matador de toros. Esto lo ha logrado la tarde de ayer Juan Pablo Sánchez en Torrijos, perteneciente a la provincia de Toledo. El no ver las imágenes de la corrida me imposibilita a hacer una crítica, a juzgar el buen o mal desarrollo del festejo y por lo mismo prefiero dejarlo así, así como nos lo hicieron saber los allegados del nuevo espada. No pongo en tela de juicio el triunfo, nada de eso, no se me mal interprete, no es contra el joven Sánchez, es solamente en no deshacerme en elogios de algo que no vi, imposible juzgar a larga distancia.
TODO ESTO es por pasadas experiencias con otros mexicanos, los que llegan alardeando de triunfos insólitos y a la hora de verlos nada de nada. De tener poder, nosotros los mandábamos por donde llegaron recomendándoles reiniciaran su preparación desde párvulos, y aun así quien sabe que les depararía su futuro…
QUE BUENO que tengamos prospectos, que los manden a España a madurar, que bueno, en México las escuelitas y la carabina de Ambrosio sirven para dos cosas, para nada y para ídem, lastima que no les enseñen por ningún lado que en México estamos huérfanos de figuras desde hace muchos años y que el puesto de ídolo con carácter esta vacío y nadie lo quiere ocupar, al parecer le temen a la fama, al dinero, a ser un Fermín Espinosa, un Silverio Pérez, un Carlos Arruza, un Manolo Martínez. Claro que en estos tiempos no solo se las tienen que ver con los descastados astados, ahora después de cortar dos toneladas de apéndices, en solo una tarde, estarán sujetos a las burdas decisiones de los empresarios de no repetir con la lógica continuidad a los triunfadores. Dije triunfadores, nunca escribí recomendados.
CONTRARIO A lo beisbolero en eso de que… ¡se va, se va, se va, se va!, en lo taurino es un… ¡ahí vienen, ahí vienen, ahí vienen, ahí vienen!… los prospectos… pero nunca los dejan llegar. ¿Estaremos en la opulencia de espadas?.
LA TEMPORADA grande en la plaza de la capital azteca no tarda y ya veremos si anuncian a esos prospectos mexicanos, apellídense como se apelliden, ya sean Sánchez, Adame, Aguilar, Saldívar y mil etcéteras. Urge una renovación total en las carteleras, urge ver plazas llenas, urge que de nueva cuenta se reúna la frescura de la juventud con la bravura que se veía antaño, urgen empresarios taurinos, solo eso y no es mucho pedir, urge reeducar al nuevo aficionado enseñándole la verdadera grandeza del toreo, urge defender lo que tenemos en México y quitarnos de andar siendo candiles de la calle olvidándonos de la casa, de la nuestra, antes que ideas extranjeras nos vuelvan a invadir como hacen ya poco mas de 500 años y posteriormente gastemos lo que no tenemos en festejar independencias. Desde luego que esto no quiere decir nos olvidemos de España, o Francia. Por enésima ocasión repito que los toreros extranjeros no quitan puestos, tapan huecos, que es cosa muy diferente. Claro que hay excepciones, recordemos la becerrada de José Tomás en Guadalajara, o aquí en Aguascalientes la ídem de “El Juli” apenas en el abril pasado y esto no pasaría si hubiera empresarios que no cedieran a sus truculentas y amenazantes pretensiones. Aunque lo mejor seria que brincara un torero, injertado con director de orquesta, y él pusiera el ejemplo de los pasos a seguir… ¿Podría apellidarse, Sánchez, Adame, Aguilar o Saldívar?… No veo el porque no pueda ser, ya los ha habido y los han dejado ir. La última palabra la tienen las empresas, las serias, no las que quieren montar corridas con dos extranjeros y un nacional, en ese caso se puede pensar que vivimos entre traidores, traidores a sus paisanos y a su negocio, el mismo que por descuidarlo ahora solicitan salvavidas foráneos al ver que ellos mismos permitieron se hicieran tremendos hoyos en sus barcas, mas que nunca queda hoy eso de que… ¡¡¡Renovarse o morir!!!… ¿Lo entenderán estos sabios o pensaran que los atacamos a mansalva?… Nos Vemos.

Deja un comentario