OREJA ORTEGA Y GARIBAY EN SAN MIGUEL.

En el inicio de la feria de San Miguel El Alto, Jalisco, Rafael Ortega e Ignacio Garibay consiguieron cortar una oreja cada uno, mientras que Hilda Tenorio dio la vuelta al ruedo de la plaza “Carmelo Pérez” luego de fallar con el acero; mientras que el ganado de “Armilla Hermanos” no fue el mejor de los aliados para los matadores pues el juego que dieron no fue el idóneo para una tarde redonda, aun así hubo alegría y buen ambiente en la plaza.
Rafael Ortega en su carácter de primer espada se mostró voluntarioso y empeñoso en su quehacer, para su mala fortuna le tocó pechar con el peor lote y se justificó de sobremanera al intentar sacar muletazos a como diera lugar, con las banderillas solamente con su segundo cubrió el tercio, sobresaliendo el segundo par al violín, a ese burel le pego varios derechazos con sabor y el resto fue pelearse y conseguir muletazos de mérito, le metió la espada y posteriormente paseó la oreja por el redondel.
Ignacio Garibay se dio un tremendo arrimón en busca del triunfo grande, el año pasado fue el triunfador de esta feria y quería mantener en ese sitio, pero no pudo ser, jugó bien los brazos con la capa y con la muleta obtuvo a base de tesón pases de gran valía torera, con la mano baja y la clase que atesora el torero capitalino, al quinto de la tarde pudo matarlo con estocada casi entera y llegó el premio desde el palco de la autoridad.
En tanto Hilda Tenorio realizó cosas por demás interesantes y agradables, con la capa recibió a su primero de hinojos con una larga afarolada en tablas que de inmediato conectó con los tendidos, estructuró y dio ritmo a su trasteo, falló con la espada y dio merecida y sonora vuelta al ruedo, mientras que con el que cerró plaza la cosa no fue de igual magnitud, el toro se prestaba menos para el lucimiento y aunque lo intentó en todo momento no pudo redondear la actuación tocando pelo.
Este lunes allá mismo habrá un festival con niños toreros y además el extraordinario subalterno Armando Ramírez, “El Bam Bam”, va a lidiar y dar muerte a un novillo de la ganadería de Santa Rosa de Lima.

Deja un comentario