1 agosto, 2021

EN TIJUANA AYER… PÚBLICO DISPUESTO Y BUEN ENCIERRO PERO…

Ayer en Tijuana se encerró en matador de la tierra Alejandro Amaya con seis toros de diferentes ganaderías ante más casi tres cuartos de plaza (15,000 personas aproximadamente), y lo más fácil sería decir que no fue su tarde; o tal vez mencionar que el público no estuvo con él.

Ayer en Tijuana se encerró en matador de la tierra Alejandro Amaya con seis toros de diferentes ganaderías ante más casi tres cuartos de plaza (15,000 personas aproximadamente), y lo más fácil sería decir que no fue su tarde; o tal vez mencionar que el público no estuvo con él. Y en última instancia, que la corrida “no jaló”. Pero nada de eso sería cierto. Lo que sí es verdad es que en una de las tardes más importantes en la vida taurina de Alejandro Amaya, no pasó nada contundente. Tal vez momentos aislados y detalles. Todo esto en cuanto lo taurino, pues pocas veces se había visto a un matador presentarse a torear en la ciudad de Tijuana con tantos “asesores”, mismos a quienes les brindó la muerte del sexto de la tarde. Tan así fue notorio el exceso de consejeros, que durante el segundo tercio del tercer toro de la tarde, cuando el matador tijuanense tomó los garapullos, al realizar el tercer par de banderillas Amaya tropezó, y un desconocido vestido de civil saltó del callejón al ruedo para realizar un quite innecesario e imprudente, ante la displicencia de la autoridad.
Las ganaderías de Marrón, Espíritu Santo, De Santiago, Fernando de la Mora, Bernaldo de Quiroz y Teófilo Gómez cumplieron y más allá que eso, sobre saliendo los ejemplares de Espíritu Santo, De Santiago y Bernaldo de Quiroz por su nobleza y clase; esto sin menos preciar a los otros ejemplares que en general se dejaron meter mano. ¿Y el público?. Muy comprensivo esperando al matador en todo momento, sobre todo cuando se prolongó con la toledana en sus primeros cinco de la encerrona. Hubo un lapso de tiempo después de caer el cuarto mientras el matador era atendido en la enfermería por un fuerte golpe que le acertó “Insurgente” de Fernando de la Mora, tras intentar iniciar la faena de muleta con un cambiado por la espalda. Muchos pensamos que saldría Alejandro cómo un león en busca del triunfo. Pero no fue así. Mucho toreo por el lado derecho y casi nada de naturales. Y no es que Amaya haya estado fuera de cacho, de hecho sus trasteos fueron nítidos y con conocimiento de causa; sino que en nuestra opinión, hizo falta más pues lo toros estaban ahí listos para ser desorejados y el triunfo se asomó al ruedo del hermoso coso de Playas de Tijuana listo para hacer su aparición personificado por lo menos, en los toros corridos en segundo, tercero y cuarto lugar. Pero el triunfo no llegó.

Deja un comentario