24 julio, 2021

ALFREDO ALONSO, UN ARTISTA EMPEÑADO EN TRIUNFAR A TODA COSTA.

En la plaza de toros “Vicente Segura”, de Pachuca, Hidalgo, nos encontramos con un amigo entrañable, artista de los ruedos y ahora figura de la pintura. Se trata de quien fuera un gran novillero triunfador en los años 60’s y ahora gran pintor destacado, Alfredo Alonso

En la plaza de toros “Vicente Segura”, de Pachuca, Hidalgo, nos encontramos con un amigo entrañable, artista de los ruedos y ahora figura de la pintura. Se trata de quien fuera un gran novillero triunfador en los años 60’s y ahora gran pintor destacado, Alfredo Alonso quien entre una de sus muchas correrías por el mundo, tiene montada una exposición de sus pinturas en la plaza de toros de Pachuca con tema taurino pintados al óleo, así como apuntes coloridos o de blanco y negro, todos ellos de expresión modernista y muy personales de su sentir sobre el arte de la tauromaquia.
Alfredo Alonso fue un novillero siempre de carácter fuerte, triunfador e ídolo de su natal Guadalajara y otras plazas de toros de la república Mexicana, incluida la Monumental Plaza México, donde fue triunfador, pero donde también vivió la tragedia que da el toreo, ya que tiene marcado en su debut en el coso capitalino, una cornada que le infirió su segundo novillo de la ganadería de Santoyo de nombre “Clavelito” que dicen las crónicas de ese año, “le pegaron la cornada que le llego a la fosa ilíaca pero se quedo a matar a su enemigo”.
Regresó a la plaza México en la 13ª novillada de ese mismo año y tras dejar en claro que se trataba de un buen torero que pudo haber sido figura del toreo, su segundo enemigo de esa tarde de la ganadería La Punta, de nombre “Nicanor” le destrozó de gravísima cornada una pierna que a unos días después de operado, apareció la temible gangrena y tuvieron que amputarle primero los dedos del pie y luego tuvieron que cercenarle gran parte del mismo, pero todo esto pasando por una odisea en hospitales de México y de Estados Unidos por tener que intervenir médicos especialista, ya que corrió el riesgo de que se le podía amputar ambas piernas, habiéndole salvado una eminencia medica de aquel país, que por vez primera pudo usar la vena safena como conducto de una pierna a otra, en lugar de los tubos de plástico, teniendo actualmente las huellas de aquellos infaustos días, en ambas piernas como si fuera un mapa, ya que lo tuvieron que abrir casi en canal.
Ese percance fue motivo para tener que dejar contra su voluntad, el seguir tratando de ser la figura del toreo que pudo ser, por su valor, por su entrega y carácter y por su buena forma de torear. Sin embargo, se perdió un torero, pero el arte le recupero como artista que siempre ha sido, solo que ahora como un triunfador del arte de la pintura, pintura que le llego tras de haber pasado por muchas penurias, e incluso entrar al mundo turbio de la vagancia, del alcohol y del olvido de sí mismo. Pero en esas duras pruebas que pasó Alfredo Alonso, surgió el carácter, la decisión y la determinación de volver a intentar ser alguien en la vida y surge entonces en Estados Unidos, donde se refugió 5 años, el artista que ahora ha recuperado el mundo para bien de él y de su familia, de la que orgullosamente ahora puede presumirles que cuando se quiere, se puede hacer lo que uno se propone y Alfredo Alonso está ahora en un sitio especial de los buenos artistas.
Alfredo Alonso ha recorrido casi toda la república con sus pinturas, los temas son variados y en todas las ferias taurinas, está presente con su obra del tema que le apasiona, el de los toros. Sin embargo, el mercado del arte taurino es pequeño y ha incursionado con sus pinturas en otros temas, siendo uno de los pintores mexicanos modernistas más cotizados, habiendo tenido exposiciones en Europa, principalmente en Francia y en España, además de otros países donde sus pinturas son ya parte de los coleccionistas del arte modernista.
Alonso sin embargo, sigue su vida apegado a las ferias taurinas y no deja de exponer y vender sus obras de este tema y combina sus pinturas expresionistas con las del impresionismo y abordando temas diversos.
Su actual refugio para pintar está en Hidalgo, desde donde ha creado cientos de pinturas y dibujos y donde les ha inculcado a sus hijos el arte que posee y que ahora también ellos le siguen como sus herederos, gracias a que han visto forjar a un artista que ha luchado toda su vida por llegar a ser alguien.
Aquí ya de pie y luchando siempre, ha dado la vuelta al mundo siempre en pos del triunfo que le acompaña donde quiera. Las grandes galerías mexicanas están en deuda con este artista del pincel, que es más conocido en las galerías de Europa que en las de su país.
Alfredo Alonso artista que fuera de los ruedos y porque no, figura del toreo que se perdió por una gravísima cornada, ahora su carácter y madurez, está presente aquí, donde le tributamos un reconocimiento como verdadero artista de nacimiento.

Deja un comentario