28 julio, 2021

DE GANADEROS A “GANA DUROS”… “LA FIESTA ES EL TORO Y LUEGO EL TORERO; SIN TORO NO HAY FIESTA”.

COMENZÓ SU proyecto con una filosofía basada en la integridad del toro “en puntas, encastado, y con tamaño”. Se podría decir que él fue lo mismo que Belmonte al toreo; puesto que a los dos los acusaban de locos en sus inicios. Sin embargo, no duda en afirmar que tras el boom del ladrillo, la ganadería de bravo española pasó de estar de manos de ganaderos a “ganaduros”.

COMENZÓ SU proyecto con una filosofía basada en la integridad del toro “en puntas, encastado, y con tamaño”. Se podría decir que él fue lo mismo que Belmonte al toreo; puesto que a los dos los acusaban de locos en sus inicios. Sin embargo, no duda en afirmar que tras el boom del ladrillo, la ganadería de bravo española pasó de estar de manos de ganaderos a “ganaduros”. “Cada vez se quiere menos la fiesta porque lo que todos queremos es el dinero”, apunta Victorino Martín Andrés. “Hace falta un toro con fiereza, casta, que transmita con muchos menos kilos. Como no cuidemos el toro esto va muy deprisa para abajo”, explica el ganadero; quién desata la polémica entre los aficionados tras apuntar que cuando se vaya José Tomás ya veremos lo que pasará”. Correctamente agrega… “La fiesta es el toro y luego el torero; sin toro no hay fiesta”. Creo que huelga comentario alguno, sabias palabras del ganadero español.
Y YA veremos que es lo que sus paisanos que vienen a la temporada grande de la plaza México han solicitado al firmar sus contratos. En pasadas fechas hemos visto que para signar compromisos condicionan a que el ganado a lidiar, en sus tardes, sea aquel que no les de intranquilidad alguna, de preferencia el manso menso, chico de peso y cuerna, el bobo que no se anime a pecar ni de pensamiento, obra u omisión, el que ni en sueños se atreva a voltear a verlos de feas maneras, que sea casi domesticado y palabra que poco les falta a los actuales “toros de lidia” para que hasta la reata brinquen. Hablo de campos mexicanos, de muchos, no en general, afortunadamente no todos tienen esas características de aquellos que lidian sus reses en cosos, los otros los mandan al rastro de maneras vírgenes en todos los sentidos, los súper toreros no los quieren ni ver. A otras cosas.
EN MONTERREY, Nuevo León, plaza de toros Lorenzo Garza. En esta “caliente” ciudad el triunfador fue Juan Antonio Adame, oreja en su primero y exagerados máximos trofeos en su segundo. Silenciados Oscar López Rivera y “El Cuate” Espinosa. Se dejaron los de Begoña, mala la entrada.
DE MUCHOS a de servir a la incipiente temporada de Guadalajara, el que ayer dentro del marco inaugural de la misma, Ignacio Garibay indultara a un toro de José Marrón, San Diego de los Padres. El triunfo llegó en uno de regalo y en la tarde había imperado el silencio de los aficionados que hicieron una entrada mayor al cuarto del aforo del coso de la avenida Independencia. Los alternantes de Garibay fueron, el sevillano Antonio Barrera y el queretano Octavio García, “El Payo”.
EL FESTIVAL benéfico de la plaza México, poco menos de un tercio de entrada. Silencio al caballista Félix Cantú, Eloy Cavazos dos orejas. Chucho Solórzano un apéndice, Manolo Arruza vuelta al ruedo, Miguel Espinosa fue ovacionado al igual que José Antonio Ramírez, “El Capitán”… Nos Vemos.

Deja un comentario