2 agosto, 2021

BRILLARON LAS MAESTRÍAS DE ELOY CAVAZOS Y MANOLO ARRUZA EN EL FESTIVAL DE LA PLAZA MÉXICO.

El festival benéfico que se ofreció en la Plaza de Toros México para los damnificados del huracán Alex, que afecto a muchos habitantes de los estados de Nuevo León y Coahuila, fue un éxito artístico, aunque en la parte económica creemos no se logró que los organizadores esperaban

El festival benéfico que se ofreció en la Plaza de Toros México para los damnificados del huracán Alex, que afecto a muchos habitantes de los estados de Nuevo León y Coahuila, fue un éxito artístico, aunque en la parte económica creemos no se logró que los organizadores esperaban, aunque la entrada fue algo así como unos siete mil asistentes, que esperemos todos hayan cooperado con la compra de sus boletos y se pueda hablar de una suma importante para hacerla llegar a los damnificados que mucho lo necesitan. Lo que sí se puede decir es que los Matadores que intervinieron, todos le echaron mucha afición y ganas y por ellos se divirtieron los asistentes y salieron contentos.
Inició el festejo el rejoneador Félix Cantú que venía por vez primera a este ruedo y con sus jacas toreas de gran estampa y montando muy bien, a un novillo de Bernaldo de Quirós, logro colocar un par de rejones de castigo, tres banderillas y tuvo que usar dos espadazos intentado matarle a pie, pero tuvo que intervenir el sobresaliente el matador Valente Alanís que despachó de certero descabello.
El maestro Eloy Cavazos con un novillo de Bernaldo de Quirós, inicio con parones a pies juntos y dos chicuelinas con remate, con la muleta el novillo estaba pendiente del maestro y recurriendo a su maestría fue sometiendo al novillo hasta sacarle faena de pases por ambas manos, aguantándole algunas coladas que hacía pensar que prendería a Eloy, sin embargo, su experiencia saco a flote su torero alegre y entregado, para despacharle de estocada casi entera saliendo rebotado, para tomar un respiro y la petición de las dos orejas fue unánime, misma que paseo en son de triunfo, que el público recibió con aclamación, para que al final saliera a hombros de la plaza como tantas tardes de gloria que se le vio en este coso capitalino.
El segundo espada fue el matador Jesús Solórzano con otro de Bernaldo de Quirós, que de capa no le pudo dar más que un lance, dejando bregar al maestro Beto Preciado que le corearon con oles su buena braga. De muleta Solórzano se fue confiando poco a poco hasta encontrarle la distancia y así le pudo torear en series cortas de dos y tres pases por el lado derecho, aunque no fueron muchos pases, le despacha de pinchazo hondo y hay petición por lo que se le concede una oreja.
El tercer espada de a pie fue el maestro Manolo Arruza, con un novillo de El Vergel al que le toreo magistralmente desde el capote con buenas verónicas y ajustadas chicuelinas, en banderillas mostró sus grandes cualidades y condición física, dejando tres pares en lo alto para ser ovacionado en los medios. De muleta le fue sometiendo al novillo que pedía una mano firme y Manolo la tuvo para sacarle faena de mucho mérito terminando con torero por la cara que fue todo un portento de bien torear y enseñanza para quienes hace tiempo no ven este tipo de toreo, pinchazo y metisaca que termina con este burel y se premia con vuelta al ruedo que pudo ser de oreja, pero pocos entendidos sacaron sus pañuelos.
Para Miguel Espinosa “Armillita” salió otro novillo de Bernaldo de Quirós al que le toreo con tres verónicas y media, brindo a sus alternantes y de muleta pocos pases le ha sacado, aunque fueron dos o tres por el derecho con temple, otros dos por el lado natural que fueron muy buenos y luego se desconfió Miguel y termino de pinchazos y descabellos.
Cerró el festejo José Antonio Ramírez “El Capitán Calesero” con un novillo de Santa Bárbara, que parecía venía en puntas y solo con un par de lances le toreo bien y media verónica buena, de muleta no hubo mucha confianza en el Capi y solamente algunos pases aislados le pudo sacar, ya que el novillo era listo y le estaba espiando, teniendo que terminar con él de pinchazos y media estocada.
Al final se les entregaron unos vistosos sarapes de Saltillo a los seis toreros y a hombros levantaron al maestro Eloy Cavazos al cortar dos orejas con lo que así se gano la salida a hombros de la plaza, se le unieron otro grupo de aficionados que cargo a Chucho Solórzano quien cortó solo una oreja.
De los subalternos Christian Sánchez se ganó una salida al tercio colocando banderillas y Beto Preciado dio cátedra de cómo bregar.

Deja un comentario