29 julio, 2021

INSISTO, TOREROS TENEMOS… ¿Y LAS EMPRESAS?… MURIÓ ADRIÁN GÓMEZ.

POCO ES lo que ha toreado en este agonizante año Mario Aguilar, poco efectivamente, sí, pero mucho potencial taurino fue lo que nos dejó ver el pasado sábado en la corrida de Las Calaveras. Creo que a Mario deben de dársele mas toros, mas corridas, aprovechar al máximo lo buen torero que es, seria un pecado imperdonable desperdiciarlo como ha sucedido con muchos de sus compañeros

POCO ES lo que ha toreado en este agonizante año Mario Aguilar, poco efectivamente, sí, pero mucho potencial taurino fue lo que nos dejó ver el pasado sábado en la corrida de Las Calaveras. Creo que a Mario deben de dársele mas toros, mas corridas, aprovechar al máximo lo buen torero que es, seria un pecado imperdonable desperdiciarlo como ha sucedido con muchos de sus compañeros, esto todos lo sabemos, todos lo conocemos. La historia nos lo marca así, hacen ya muchos años que estamos estancados y basados a toreros mas que otra cosa muy comerciales, nada del otro mundo… ¡ni de este!. Toreros para la gayola, de esos de rodillazos y desplantes de larga distancia, toreros que hacen lo mas ajeno a lo que es en realidad arte, que mas parecen electricistas por lo vibrante de sus faenas a velocidad de la luz, todo fuera de cacho y que desgraciadamente es lo que esta de moda. Palabra que con lo visto a Mario nuestras esperanzas de ver fiesta seria renacieron.
EN LO personal quedé totalmente convencido de lo que digo líneas arriba, no solo eso, afortunadamente puedo asegurar que ya estamos dentro de una nueva era taurina, todos los muchachos están acuartelados en el frente de guerra y todos quieren ser el mejor, el que encabece a la toreria mexicana, toreros que ahora sí están haciendo que las campanas repiquen con singular alegría, tanto así que confío que la frialdad vista en los tendidos recobrara temperaturas muy altas en pocos meses. La palabra la tienen las empresas, años pasaron para lograr la camada actual y no se vale tirarla, insisto, toreros tenemos, un verdadero milagro ante la escasez de novilladas suficientes en nuestro país y el ninguneo como tratan a los noveles.
LO DECIMOS de frente, hay empresas que les cobran por torear o los ponen por padrinazgos, pobres de aquellos humildes que ni padrinos ni dinero, al hoyo del olvido, eso es lo único seguro con lo que cuentan. PARA AMANECER este lunes dejo de existir el subalterno español Adrián Gómez. Recordemos que la maroma de un toro que lidiaba en la cuadrilla del novillero Miguel Luque, aunque militaba comúnmente a las órdenes de José Pedro Prados, “El Fundi”, lo dejo tetrapléjico hace ya varios meses en Torrejón de Ardoz, Madrid. El accidente fue exactamente el 28 de junio del 2008. Don Adrián murió en Madrid a causa de una neumonía, será cremado hoy en cementerio de La Almudena a las 11 horas tiempo de España. Que en paz esté este valiente torero que con seguridad quedara como un ejemplo de tenacidad en salir delante de algo imposible y nunca caer.
YA SE dice que José Tomás anda en platicas, mejor dicho su apoderado, Salvador Boix, para que el torero de Galapagar se vea vestido de torero en dos tardes de la feria de San Isidro, cuando el río suena por algo será, nada raro que ya piense en su reaparición, inclusive se piensa que primero lo hace por ruedos mexicanos. ¿Aguascalientes?. En el año 2008 cortó en dos tardes siete orejas en Madrid.
DOS CURIOSIDADES… El primer rabo concedió en la historia se dio a “Larita”, en Jaén el 19 de octubre de 1913. A raíz de entonces se institucionalizó eso de conceder el rabo en las plazas de toros de España y del mundo. Antes el cortar una oreja… Esto era como un vale para poder disponer de las carnes de la res lidiada, era el pago, se llevaba al matadero y si alguien dudaba del premio bastaba con ver que el apéndice coincidía en los cortes con el que se iba a destazar y así se le entregaban las carnes.
DON PORFIRIO Díaz era Presidente de México, ya era viejo, sus años ya eran muchos, en ese viejo México de principios del siglo pasado, cuando la elegancia de damas y caballeros era prioridad en las gradas de los tendidos del desaparecido Toreo de la Condesa, existía un periodista con una pluma muy acida, muy sarcástica y cuando la persona que cuidaba y precedía las leyes del espectáculo taurino cometía un error, el escritor encabezaba sus taurinas notas con un… “El Presidente Ya Chochea”. Lógicamente esto hablaba del festejo de la tarde anterior y desde Palacio Nacional se dio la orden de que eso de “presidente” fuera cambiado por un sencillo “juez de plaza” y así evitar malos entendidos con la edad del señor Presidente de la nación. Hoy así lo conocemos pero en ciertas veces al titulo le ponen apellidos musicalmente al agregarle el… ¡1-2-3, que chifle a su máuser el juez!… Nos Vemos.

Deja un comentario