EL ARRIMÓN DE PERERA… VALE QUIEN QUIERE DEJAR HUELLA.

VAYA ARRIMÓN que se ha pegado Miguel Ángel Perera en la tarde de su presentación en la temporada grande en la plaza México. Mostró el peninsular que cada vez que se viste de luces es para ascender puestos, que quiere trascender y dejar huella, que lo que hace lo efectúa con vergüenza y amor a su profesión. Mejía estuvo en Mejía y con todo y “su maestría” no pasó nada. A José Mauricio le afloró su verdor y de estar al tope de sus cualidades. No hay pretextos, ha estado toreando con regularidad. Escuche por ahí que decían le habían tocado toros “a contra estilo” y me pregunto… ¿Esos como embisten?. ¿Qué acaso un profesional no debe de estar preparado para lo que salga por toriles?. Desde luego que los de Los Encinos no se prestaban para florituras y por lo mismo quienes se precien de ser toreros tienen que descifrar las “embestidas-problemas” de este tipo de reses.
APARENTEMENTE ES fácil criticar, van a decir que queremos destruir y palabra que no es nuestra idea, simple y sencillamente escribimos lo que vimos, y vimos que definitivamente aquellos que pueden hacer crecer nuestra fiesta no les interesa que eso suceda, me refiero a exactamente a los personajes que lo he dicho en pasadas ocasiones, empresa, muchos ganaderos, muchos toreros que se dicen ser figuras, o cuando menos así se lo creen ellos mismos, las figuras de antaño no rehuian los compromisos para los que eran contratados y le salían al toro en el esplendor de su función natural… ¡¡¡LA CASTA!!!. Toros “mexicanos” con un peso no superior a los quinientos kilos pero con toneladas de bravura nata, sin peso artificial y desde luego que con la edad requerida, solo eso les bastaba para ser figuras del toreo… TAMBIÉN ÍDOLOS.
PARA EL siguiente cartel se anuncia a Fernando Ochoa, a Sebastián Castella y a Arturo Macias con un encierro de Xajay, auguramos mejor entrada que la vista este pasado domingo que fue ocupada un cuarto de la gradería aproximadamente.
ME PREGUNTÓ Norberto Hernández, “Don Beto”, quien es el responsable de que se lidien corridas chicas en los cosos nacionales. La respuesta creo y aseguro no es nada complicada en contestarla. Hela aquí bajo mi perspectiva.
DE ANTE mano sabemos que cuando un empresario pretende montar un festejo mayor, al paralelo de contratar toreros, tiene que tener ya visto, o contemplado cuando menos, la ganadería a donde comprará la materia prima, los toros.
DESDE LUEGO que igualmente el hacendado ofrecerá, al conocer el nivel de festejo, toros con los cuatro requisitos necesarios para el caso, edad, peso, trapío y sobre todo no exponerse a la quema moral de cobrar al ofrecer el fraude de enviar el toro que ahora llamamos toro-manso-menso. Deberíamos de dar por descastado, perdón es descartado, que los espadas anunciados saben, sin ver, que les esperaran en los chiqueros toros, solo eso, el toro-toro. Y nos falta uno más, quien preside la tarde, la autoridad.
SI LOS anteriormente mencionados han caído, o cometido, los errores descritos, este señor, el juez de plaza, nombrado por su alcalde o presidente municipal, esta para evitar estos fraudes y solo le bastaría, para evitar todo esto, con suspender el festejo e imponer severa multa a los actores y entonces otro gallo le cantaría a nuestra fiesta.
COMO VE don Beto, solucionar el problema no es tan complicado, difícil es cambiar la cómoda costumbre de la corrupción ya generalizada en los cosos. Hablo de México, la fiesta en el extranjero la desconozco pero no la omito por lo que leo y los comentarios de excelentes amigos taurinos en todo el mundo que de seguido me envían. Ellos también suelen quejarse de ciertos fraudes cometidos en sus respectivos frentes. En cercanas fechas ampliaremos estos comentarios aderezados con fotografías de amigos nacionales con los que hemos platicado al respecto. Polémico sí, nunca con mentiras… Nos Vemos.

Deja un comentario