¿FIESTA BRAVA O SIESTA BRAVA?.

MIENTRAS QUE algunos esperamos a que la tele nos mande la señal de la dominical corrida en turno, de la temporada grande capitalina, otros me dicen que ya la fiesta brava actual es la hora de… ¡La siesta brava!. Imaginamos que si esto se da en la comodidad de nuestra casa, es pues imposible que ellos acudan a los cosos a dejar su dinerito en las taquillas.
Y NI hablar, en gran parte tienen razón. Esta es la respuesta, esta es nuestra razón.
HACE AÑOS que en la verborrea cafetera se argumenta lo de siempre, el aburridísimo tema sobre el tamaño de las reses, la cosa esa de edad, el peso y el trapío, en total y general se olvidan de lo principal… ¡LA CASTA!. Quisiera ver yo a una figura lidiar a un ejemplar de tres años, no mas, pero que conserve los ideales con, y por, los cuales fundaron sus casas ganaderas personajes como los Llaguno, los Madrazo, los González, los Iturbide, los Barbabosa… Ni en sueños, sueño como el de mi amigo que dice lo de la siesta. Ni extranjeros ni nacionales, con el tipo de toro “que escogen” si da flojera ir a las plazas.
VEREMOS ESTE domingo si la casta le sale al ganadero de Xajay y manda toros con casta a la tercer tarde en la plaza México, si la casta de un excelente torero como Sebastián Castella no impuso condiciones ventajosas para estar presente en esta fecha, la casta y conocimientos de los respectivos veedores en seleccionar los toros y que el mencionado encierro sea digno del coso que en la actualidad, por lo mismo, quita mas de lo que da.
LIDIAN LOS toros de Xajay, con un promedio de 504 kilos, Fernando Ochoa, el referido Castella y Arturo Macias. Gordos están los bureles, veremos la casta… Nos Vemos.

Deja un comentario