24 julio, 2021

RAFAEL CABRERA Y JUAN MORA POR LA PUERTA GRANDE DE CIUDAD REAL

El ciclo de conferencias del Ateneo Taurino de Ciudad Real brilla con luz propia en su vigésima edición en el bello marco del Museo López Villaseñor. Como primer exponente del ciclo y primero en lidiar fue Rafael Cabrera director del programa El Albero de la Cadena Cope

El ciclo de conferencias del Ateneo Taurino de Ciudad Real brilla con luz propia en su vigésima edición en el bello marco del Museo López Villaseñor. Como primer exponente del ciclo y primero en lidiar fue Rafael Cabrera director del programa El Albero de la Cadena Cope, salió en loor de multitud tras una exposición extensa y amena llena de sapiencia y temple y de un interés que a juzgar por los presentes hacia muchísimo tiempo que no se había podido paladear tanto y tanto de toros desde los Godos hasta nuestros días, fijando multitud de detalles siempre desde el punto de vista del conferenciante y del tiempo de la tauromaquia.
Lastima de la gran cantidad de actos importantes ese día en la capital y a esa hora, balonmano, fútbol y el XX Aniversario de La Tribuna restaron a buen seguro publico que dejaron pasar una ocasión magnifica de aumentar sus conocimientos y deleitarse con el verbo y la pausa y el saber del Medico hoy en las ondas y en la dirección a buen a seguro del mejor programa de toros en la Ondas estuvo acompañado por Antonio Espadas presidente del Ateneo Taurino y Concejal del Ayuntamiento Francisco Cañizares y la compañera de la Cadena Cope Soqui.
El segundo acto del ciclo le correspondió al triunfador de MADRID con mayúsculas ni más ni menos que Juan Mora torero que abrió la puerta grande de las Ventas cortando tres orejas la misma tarde, Juan hiso un repaso somero de esa tarde y lo que le supuso después de llevar tantos años de alternativa, hubo momentos de emoción al recordar la tarde así como los detalles al dar la vuelta al ruedo con su hijo y el porqué de ese hecho, se sometió a las preguntas de los alumnos de las escuelas taurinas de la tierra así como a la de los presentes en un salón lleno hasta la bandera en día por el contrario del anterior en el que no había tantos eventos en la capital, en definitiva experiencias personales y llenas de emotividad que el publico supo agradecer a pesar de que el verbo paso de existir a tomar nota con la vida de un torero cabal y feliz de estar en la cresta de ola por esa gran gesta y triunfo.
Dentro del marco de las conferencias se pudo ver y degustar la exquisita exposición fotográfica de Raquel Montero, donde primo el buen gusto y sus toreros preferidos, Aníbal Ruiz, Luís Miguel Vásquez, Curro Díaz entre otros.

Deja un comentario