20 junio, 2021

PESE A TODO MARIO AGUILAR ES UNA REAL ESPERANZA EN EL IMAGINARIO DE LA AFICION.

ARRASTRE LENTO… ¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.
Ayer por la noche, en esos trances de insomnio, dormitando a ratos, me sentí en el desierto de una estación cualquiera buscando las maletas que contenían las reposadas horas de sueño; al no encontrarlas, me levanté de la cama y vi, en la habitación contigua, a mis nietos que, estos sí, dormían con la placidez angelical de los cielos.

ARRASTRE LENTO… ¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.
Ayer por la noche, en esos trances de insomnio, dormitando a ratos, me sentí en el desierto de una estación cualquiera buscando las maletas que contenían las reposadas horas de sueño; al no encontrarlas, me levanté de la cama y vi, en la habitación contigua, a mis nietos que, estos sí, dormían con la placidez angelical de los cielos. Pensado en su futuro, mirándolos ¡adiviné la gracia que llevan dentro!.
Luego de beber una taza de té, con el desconcertado parpadeo del que queriendo dormir no puede hacerlo sino tan sólo en breves relámpagos de fuga, pensé en los toreros de Aguascalientes y lo que ha pasado en la plaza México en la actual temporada.
¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.
Aguascalientes, que renglón aparte goza de un envidiable prestigio taurino, y a pesar de vivir actualmente con la Fiesta un renovado romance que, según las apreciaciones de naturales y extraños, resulta único en México, no se descorazona por el hecho de que tanto Arturo Macías como Mario Aguilar no hayan puesto a timbrar el despertador de la plaza México. La discreta actuación de ambos en la presente temporada no es indicio de que se haya agotado la potencial resonancia que llevan dentro.
¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.
La afición de Aguascalientes cree a “pie juntillas” que Arturo Macías, Mario Aguilar, José Adame, Fabián Barba y Arturo Saldívar –me refiero a los que han actuado ya, y a los que probablemente puedan participar en la temporada de la México- tienen un destino insospechadamente lejano y trascendente en el toreo como profesionales. Los aficionados adivinan la gracia que llevan dentro.
Para esto, déjeme le cuento “caro” lector, volvieron las imágenes de mis nietos en el dulce confort de los sueños.
No se podrá negar que lo sucedido con Arturo Macías y Mario Aguilar en la plaza México es un referente indeseable toda vez que las fanfarrias de los trompeteros estaban dispuestas a exaltar el triunfo que de ellos se esperaba, empero no quiere decir de ninguna manera que enmudecieran en sordina por el efecto del fracaso. Los taurinos saben del potencial que resguardan y que, en su momento, puede despertar.
¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.
El triunfo ya vendrá toda vez que tanto Arturo Macias como Mario Aguilar son toreros inteligentes, capaces de enderezar las pequeñas variantes que, por efecto de las circunstancias imprevistas, pudieran hacerles perder el rumbo. Y aunque a los dos en su momento se les criticó que en la adoración de su propia admiración no eran capaces de ver que su engreimiento era a la vez su propio embalsamiento, vestidura regia que hace a los envilecidos galanes en el panteón de la nada, con la humildad del Quijote y luego de su primera tarde en la temporada, pactan de nuevo su romance con la fantasía, la ilusión, la poesía y el misterio.
Me acordé de mis nietos. ¡Viéndolos dormir adiviné la gracia que llevan dentro!.

Deja un comentario