5 agosto, 2021

EL DOMINGO, ¿OLE O GOL?… LOS SANMIGUELES DE DON LUÍS SOBREVIVIERON Y TRIUNFARON.

SIMPLE INTRIGA. En lo mas mínimo pasan desapercibidas las anteriores buenas actuaciones de los tres componentes del próximo cartel en la plaza México, las de Eulalio López, Miguel Ángel Perera y Octavio García. Cartel de tres triunfadores que en otra fecha debería de provocar una buena entrada, buena a secas solamente, pero la fecha es de esas que en donde manda el capitán los marineros no tienen mas remedio que obedecer, domingo de final futbolera y… “Donde manda capitán…”. ¿Ole o gol?.

SIMPLE INTRIGA. En lo mas mínimo pasan desapercibidas las anteriores buenas actuaciones de los tres componentes del próximo cartel en la plaza México, las de Eulalio López, Miguel Ángel Perera y Octavio García. Cartel de tres triunfadores que en otra fecha debería de provocar una buena entrada, buena a secas solamente, pero la fecha es de esas que en donde manda el capitán los marineros no tienen mas remedio que obedecer, domingo de final futbolera y… “Donde manda capitán…”. ¿Ole o gol?.
EXISTEN RUMORES… Joselito Adame puede ir como testigo de la alternativa de Arturo Saldívar, remota posibilidad pero el rumor es real. Otros mencionan al de Colotlan, Jalisco, Humberto Flores… Lo mismo el que Hilda Tenorio esté en ese coso el día 19.
EL DÍA de ayer toqué el tema del peso en el toro mexicano de estos tiempos, algo me faltó como una muestra inequívoca que los kilos de más salen sobrando, he aquí mi omisión.
EL SÁBADO 22 de mayo de 1971, la exigente y conocedora afición de Madrid, presenció el histórico triunfo de una ganadería desconocida para ellos, de una dehesa que debutaba, extranjera, y cuyos ejemplares habían pasado mas de doce meses en “terapia intensiva” después de vivir un largo y enfermizo viaje náutico de varias semanas y de miles de kilómetros. El inicial tiempo estimado de la travesía era de 9 días y acabó en 45, desde luego que hablo del San Miguel de Mimiahuápam, el Mimiahuápam de don Luís Barroso Barona, el Mimiahuápam original, que en esa fecha el campo bravo mexicano mostró la calidad de “nuestro” ganado.
EL MENCIONADO encierro pasó la crítica con calificación de excelente en todos los sentidos, en presentación y juego, los toros no eran del volumen para ellos acostumbrado a pesar de que sobrepasaban con poco la media tonelada, algunos habían perdido hasta 150 kilos en el viaje y los recuperaron sin embargo en la finca de la familia Domecq que los hospedo los meses referidos, eran de cornamenta normal para México, chica para los encastes conocidos en esas tierras y nadie en lo absoluto extendió reclamo alguno, a “Amistoso”, ganó correctamente la vuelta al ruedo, fue lidiado por Victoriano Valencia, quien alternó con José Luís Parada y el de Acapulco, Antonio Lomelín. Lo que todos entendemos de sobremanera es que la edad de los de don Luís era la solicitada en los reglamentos taurinos honestos, máxime que conocemos el largo tiempo que permanecieron por España antes de ser anunciados, y lidiados ese 22 de mayo de 1971, fecha dentro del serial mas respetado y reconocido de todos, la feria de San Isidro. El toro bravo mexicano en su esplendor, en su peso normal y con la cuerna de estos encastes. Los kilos no dan bravura, si acaso lo que más se logra con esos mastodontes son bonitas fotografías y parémosle de contar. Escuché a don Luís decir en alguna ocasión, que la ardua labor de los verdaderos ganaderos requiere, muchas veces, hasta cuatro generaciones de su familia para ver los logros soñados en sus bovinos… Nos Vemos.

Deja un comentario