GERARDO ADAME FUE CORRESPONDIDO POR UN BRINDIS A MANOLO RAMÍREZ.

Sudoroso y realizando empeñosamente su cotidiano entrenamiento a base de torero de salón y acondicionamiento físico, en el ruedo del coso San Marcos, el enrachado novillero Gerardo Adame, recibió la inesperada visita del juez de plaza Manolo Ramírez, quien acudió al recinto mas que centenario para agradecer un brindis que le hiciera el novillero.
Fue a media tarde cuando apareció en el albero del castizo coso, Manolo, a quien Adame le brindara la muerte de uno de los dos novillos que estoqueo en la bella plaza de toros de Juriquilla, apenas hace unos cuantos días, faena donde el novillero local alcanzara resonante triunfo.
En correspondencia, el muchacho no habría recibido mejor detalle que unas muletas de bayeta española, que le han de venir mejor que una reunión donde todo mundo se divierte menos el huésped y el homenajeado.
Feliz de la vida tomó en sus manos los avios, denotando en su rostro la sorpresa y alegría del obsequio, y mucho agradeció al brindado el detalle tan taurino, que de mucho le va a servir.
Luego de una charla amena y de breves minutos, pues Manolo no deseaba interrumpir el acondicionamiento del Adame, quien por cierto entre sus próximos compromisos que tiene en puerta esta la inauguración de la temporada de novilladas en el paradisiaco puerto de Acapulco, aparte de otras actuaciones.
Indudablemente que algo debe tener el agua que hasta Dios la bendijo, así, perdonando la comparación, algo debe tener Gerardo Adame, que es uno de los dos únicos toreros que han sacado de su casa a Manolo, siguiéndoles a donde torea.

Deja un comentario