24 julio, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUÍS ESPAÑA.

Queridos amigos, ha pasado la Navidad, con lo que tiene de bueno, que es mucho (hemos celebrado el 2010 aniversario del nacimiento de Jesús de Nazaré, quizás el mejor de los lidiadores de la historia, que aun habiendo muerto demasiado joven en la plaza de Jerusalén, nos dejo muchas tardes de gloria) y lo que tiene de malo, pues no son buenos los kilitos de mas, que nos dejan estas celebraciones.

Queridos amigos, ha pasado la Navidad, con lo que tiene de bueno, que es mucho (hemos celebrado el 2010 aniversario del nacimiento de Jesús de Nazaré, quizás el mejor de los lidiadores de la historia, que aun habiendo muerto demasiado joven en la plaza de Jerusalén, nos dejo muchas tardes de gloria) y lo que tiene de malo, pues no son buenos los kilitos de mas, que nos dejan estas celebraciones.
Como también este lunes es el ultimo del año, me piden que en destaque algo de lo más importante que ha ocurrido en el extinto año taurino, no como resumen (que no me cabria en tan corto espacio de tiempo) sino en cuestión de importancia.
Cuando miro hacia atrás y trato de recordar algunos de los hechos que han marcado el año taurino, no me gusta lo que veo, pues aun siendo de naturaleza muy positiva, solo se me vienen a la memoria acontecimientos negativos. ¿Será que con la edad me estoy olvidando de las cosas? No es bueno, pero sería mucho peor que solo me olvidara de las buenas, entonces el necesario equilibrio que hemos de tener en nuestras mentes, se vería considerablemente alterado.
A lo largo de la temporada de 2010, en lo que se refiere a hechos más o menos importantes de corridas de toros, o actuación de los toreros que han realizando faenas más o menos importantes, ocurrieron como todos los años. Saliendo algunos toreros y ganaderías en alza, al final del curso taurino, y otros con la moral por los suelos porque las cosas no han salido como se esperaban. La crisis, aun esperada, también ha tenido su influencia.
Pero hechos que puedan marcar el devenir de la fiesta, han ocurrido especialmente dos. Uno totalmente taurino, pues no puede ser mas taurino, la cornada de un toro a un torero de época, como lo es José Tomas, y otro eminentemente político, como la abolición de la fiesta en nuestra Cataluña.
Cronológicamente, el primero de los hechos se produjo el 24 de Abril. Las noticias que llegaron de Aguascalientes, en México, pusieron patas arribas las redacciones de todos los medios de comunicación, sin distinción de secciones: “Un toro había corneado a José Tomas y el torero se debatía entre la vida y la muerte”. Afortunadamente gano la vida y recuperamos a José Tomas. Al torero, parece que también lo vamos a recuperar un año después del nefasto día.
La otra noticia, aunque se consumó el 28 de Julio en el Parlamento de Cataluña, con 68 votos a favor y 55 en contra, fue el 11 de Noviembre de 2008, cuando se comenzó a oficializar, aceptando la Iniciativa Legislativa Popular que pedía prohibir las corridas de toros en Cataluña. Una vez más la política podía más que la razón. Aunque yo creo que la abolición de los toros en Cataluña comenzó a gestarse hace más tiempo, cuando el abandono y la desidia de los taurinos profesionales comenzaron a asentarse en las tierras catalanas, y la afición se fue aburriendo poco a poco, hasta terminar casi agotada.
En fin amigo, hasta el año que viene, que Dios reparta suerte.

Deja un comentario