20 septiembre, 2021

CALI TERCERA DE FERIA PUERTA GRANDE PARA BOLÍVAR.

Corta dos orejas al mejor del encierro, “El Cid”, en maestro, una oreja Luque, haciéndolo todo, una oreja.

Corta dos orejas al mejor del encierro, “El Cid”, en maestro, una oreja Luque, haciéndolo todo, una oreja.
Lunes 27 de diciembre. MONUMENTAL DE CAÑAVERALEJO TERCERA DE ABONO. TARDE MUY SOLEADA CON ALGUNA NUBE. ENTRADA ROZANDO LOS TRES CUARTOS. LA PRESIDENCIA. Paso inadvertida.
INCIDENCIAS. “El Cid” sufre un puntazo entre el tobillo y la caña de su pierna derecha, en un arreón de su segundo, pasando a la enfermería al terminar con su oponente. La información que nos llega de la enfermería: “puntazo superficial que requiere puntos de sutura, abandonando la enfermería por su propio pie”.
DESTACABLE. La disposición de los tres diestros y el deseo de triunfo de Luís Bolívar.
7 toros de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo, bien presentados, con trapío, en el tipo, con edad, desiguales de juego y desrazados. El primero y segundo de lidia ordinaria potables; tercero aceptable; cuarto, quinto y sexto mansearon y desarrollaron peligro, pitados en el arrastre. Al segundo se le dio la vuelta al ruedo. Uno, el primero, para rejones, cumplió, se le arreglo reglamentariamente, en un exceso manifiesto.
Pesos.- 488 – 476 – 458 – 490 – 482 – 500 – 454 kilos.
JORGE PIRAQUIVE de campero, silencio.
MANUEL JESÚS “EL CID” de tabaco y oro, una oreja y muchas palmas cuando se dirigía a la enfermería.
LUÍS BOLÍVAR de turquesa y oro, dos orejas y silencio.
DANIEL LUQUE de verde mar y oro, una oreja y silencio.
PIRAQUIVE pasó por el albero de la Monumental de Cañaveralejo cómo llegó, sin anunciarse; fue el invitado de piedra y al final de la corrida nadie se acordaba de su presentación.
“EL CID” que entró en la feria en el último momento, agarrando la sustitución de Manzanares, se mostró muy torero desde el primer lance de recibo. Su primero con una embestida algo descompuesta lo fue amoldando con oficio, profesionalidad y sobre todo vergüenza torera; consiguió hilvanar una faena de poder y mando llegando a los tendidos y escuchando el fuerte reconocimiento del respetable. Agarró con facilidad una entera, algo caída, pero muy efectiva y la sonora ovación no se hizo esperar. Torero de empaque y de señorío el sevillano. Con su segundo, cuarto de la corrida, estuvo decoroso, teniendo que hacer gala de todo su conocimiento ante un oponente incierto, complicado y que entraba a arreones y pegando derrotes. Fruto de ello fue el percance sufrido, que lejos de amedrentarle le envalentonó para sacarle, al manso y peligroso oponente, los muletazos que no tenía; un pinchazo sin soltar y una casi entera mandó al de Caicedo al desolladero entre los pitos del soberano; retirándose el diestro a la enfermería entre una sonora ovación.- Buen cartel deja el de Salteras para los dos compromisos que tiene en la feria.
BOLÍVAR que venía de una apática actuación en la feria pasada, demostró desde el primer instante su predisposición a triunfar. Recibió a su primero con tres largas cambiadas poniendo a sus paisanos a favor; lo cuidó en varas, para iniciar la faena en los medios de rodillas, siendo jaleado por los tendidos. Embarcándolo de largo le bajó mucho la mano desde el comienzo, ligando dos buenas tandas de derechazos y una excelente al natural; rematados vistosamente; faena larga y variada al mejor del encierro, que en todo momento permitió el lucimiento del caleño. Alargó la faena ante algún ligero pedido de indulto, que con buen criterio no fructificó; Por derecho se fue encima del astado dejando una hasta la empuñadura, que fue suficiente. Una gran ovación, vuelta al ruedo al toro y las dos orejas para Luís. Con el quinto de lidia ordinaria nada se podía hacer ante un manso, parao y midiendo; abrevió y consiguió una entera, teniendo que hacerlo todo el diestro. Pitos para el toro.
LUQUE confeccionó una faena con valor, toreando muy despacio, con sosiego y por momentos encunado en los pitones. Le costó meterse al público, que terminó por entender la entrega del joven diestro sevillano; algunos muletazos sueltos de mucho merito y mucha variedad para recetar una media trasera que fue suficiente. Una oreja ganada a ley y valor. Con el que cerraba plaza, un manso de solemnidad, que para picarlo se le tuvo que echar encima el caballo y taparle la salida, nada se podía hacer. Tres pinchazos y dos descabellos fueron el preámbulo para una fuerte pitada al toro durante su arrastre.
MAÑANA cuarta de abono, tercera corrida del ciclo, pautada a las 4 de la tarde, con ganado del hierro de Ernesto González Caicedo para Julián López “El Juli”, Cayetano Rivera y Santiago Naranjo que tomará la alternativa.

Deja un comentario