CALI, OCTAVA DE FERIA, ÁLZATE UNA OREJA.

Extraordinario encierro de La Carolina que mereció mejor suerte y estuvieron por encima de la terna Iván García y Solanilla solo ganas y deseos.
Sábado 01 de enero. MONUMENTAL DE CAÑAVERALEJO OCTAVA DE ABONO. NOCHE APACIBLE ENTRADA. ALGO MENOS DE MEDIA PLAZA. LA PRESIDENCIA. Un sector la reclamó la vuelta del quinto.
INCIDENCIAS. Nada digno de mención.
DESTACABLE. El encierro, por su presentación, por su buen juego en los tres tercios y por estar en puntas. Les faltó muleta para salir desorejados. El viejo dicho “Cuando hay toros no hay toreros”. El ganadero hubiera merecido dar la vuelta al ruedo al final de la corrida; fue el triunfador indiscutible. Si la última del ciclo no lo remedia es sin duda el encierro de la feria.
6 toros de la ganadería de La Carolina, bien presentados, de excelente juego, con trapío, edad y nobleza. Aplaudidos en el arrastre el primero, el segundo, el cuarto y el sexto. Al quinto la vuelta al ruedo. Estuvieron por encima de sus lidiadores.
Pesos.- 482 – 450 – 458 – 510 – 480 – 502 kilos.
IVÁN GARCÍA de lila y oro, saludo desde el tercio y saludo desde el tercio.
JOSÉ FERNANDO ÁLZATE de corinto y oro, palmas y una oreja. JUAN SOLANILLA de espuma de mar y oro, saludó desde el tercio y palmas tras un aviso.
El madrileño GARCÍA lucio en banderillas a sus dos toros, cuarteando de poder a poder y clavando con facilidad en lo alto. Sus dos oponentes se emplearon, como todo el encierro, en el caballo y llegaron con buen son a la muleta que el español no llegó a manejar con la destreza, mando y temple que requerían los de La Carolina. Mostró algunos detalles sueltos, entrega y voluntad, estuvo fácil con los aceros.
ÁLZATE que cortó la única oreja gracias a que agarró una excelente estocada al quinto, pasó de puntillas ante sus dos extraordinarios ejemplares. Los buenos toros descubren las carencias de los toreros y es lo que sucedió con el colombiano que no terminó de acoplarse en distancia, mando y temple; no alarga el brazo y la muñeca no cuenta con el juego adecuado para vaciar el muletazo. Su dos oponentes le dejaron estar y se prestaban para mucho más allá del lucimiento.- Se le fue una inmejorable oportunidad para un sonoro triunfo.
SOLANILLA le tocaron las dos caras de la moneda, el peor de la corrida pero muy manejable y que se prestaba para el lucimiento y el mejor, el toro ideal para armar un taco. Con el tercero permitió desorden en el primer y segundo tercio que condicionó al morlaco en el tercero. El sexto muy noble y bravo, se comportó muy bien en todos los tercios; se diluyó, el canterano, en una faena insulsa, sin profundidad, sin temple; muy variada sí, pero simplona. La alargó sin sentido y el toro terminó por aburrirse. Otra excelente oportunidad desperdiciada. Le costó matar y escuchó un aviso.
MAÑANA novena y última del abono, corrida pautada a las 4 de la tarde, con ganado del hierro de la ganadería de Ambaló para Víctor Puerto, Antonio Ferrera y Paco Perlaza.

Deja un comentario