24 julio, 2021

ADIOS AL SUEÑO INCONCLUSO DE “EL PANA”: LAS VOCES DEL TOREO LLAMAN A LA JUVENTUD.

ARRASTRE LENTO… ¿Soñar pude ser síntoma de buena salud? Por lo menos es señal de que las aspiraciones están vivas. Lo cierto es que por el aire anda la fantasía de los taurinos soñando con que Rodolfo Rodríguez, “El Pana”, puede, la tarde de hoy, hacer que la plaza México neve de pañuelos blancos por su adiós

ARRASTRE LENTO… ¿Soñar pude ser síntoma de buena salud? Por lo menos es señal de que las aspiraciones están vivas. Lo cierto es que por el aire anda la fantasía de los taurinos soñando con que Rodolfo Rodríguez, “El Pana”, puede, la tarde de hoy, hacer que la plaza México neve de pañuelos blancos por su adiós, y más si borda y cuaja un toro con esos matices mágicos que la naturaleza obsequiosa le otorgó.
Pero los sueños no quedan ahí; los aficionados ya acarician en su etéreo escenario las estatuillas de humo que como pinceladas del cielo puede burilar el extremeño Alejandro Talavante. Y el hervidero de emoción no tendrá paralelo, por lo menos en los sueños, si Arturo Saldívar, al que los aficionados esperan con impaciente ansiedad por ser novel y bien dotado para el ejercicio de la tauromaquia, extiende su manto de gracia y señorío en el enorme ruedo de la inmensa plazota metropolitana. Y quiero imaginarlo, pero en cuanto los de San Isidro embistan con las virtudes que sus criadores les han mimado, a los espectadores se les gastarán las manos hasta los codos de tanto aplaudir.
Y soñando, que los taurinos son dados a forjar ilusiones y esperanzas que les permiten planear en mágico vuelo para hacerse uno con el azul del firmamento, tienen éstos la plena confianza que, también la tarde de hoy, en León se vivirá una corrida históricamente espectacular. El mano a mano de Sebastián Castella y Juan Pablo Sánchez ya puso en movimiento la romería de aficionados de Aguascalientes pues no quieren perderse detalle del “agarrón” que, con perfiles de contienda, se habrán de dar este par de toreros que anda en boca de conocedores y principiantes.
Así las cosas, quede claro que los sueños son la nítida evidencia de la salud emocional de los aficionados. Se sueña por que se tiene buen ánimo y mejor esperanza. De tal suerte que, como aficionado, no me queda si no reconocer que es bueno soñar, pero sobre todo soñar con la intensidad minuciosa del taurino que quiere imponer el sueño a la realidad.
Por tanto…
Por tanto sé que sueñan las multitudes, como esas que hoy por la tarde se congregarán en la plaza México del Distrito Federal, y en la Luz de León. Y lo sé porque escucho el rumor de sus propios sueños, rumor que trata de ser elocuente antes de poder hablar. Un rumor que me dice lo que ya sabía: que a El Pana le gusta más que hacerse entender, hacerse admirar. Y que a Juan Pablo Sánchez se le ha metido en la cabeza la idea de hacerse millonario como figura del toreo. Y vaya que puede lograrlo, no como un sueño, sino como una realidad.
Y ya sabía que las multitudes aunque sueñan con el reacomodo de los personajes centrales de la Fiesta, no descartan las sorpresas. En las multitudes se esconde el sueño de encontrarse con situaciones de impacto, de revelación y oposición toda vez que el toreo es de impresión. ¿Qué nos revelará como sueño la tarde de hoy en la México y en la Luz? ¡Adiós don Rodolfo! ¡Bienvenidos Arturo Saldívar y Juan Pablo Sánchez!.

Deja un comentario