ÁLVARO MONTES Y SERGIO GALÁN TRIUNFO FUERTE EN HERENCIA.

Herencia, Ciudad Real… Ficha del festejo: lleno de no hay billetes en tarde muy agradable, en plaza llena de colorido y detalles, engalanadas con la bandera nacional y una mulillas de una presencia soberbia, así como la presidencia muy correcta toda la tarde. Se lidiaron toros de la Viuda de Flores Tassara bien presentados y despuntados, mansearon 1º y 4º el resto colaboraron en conjunto dos pasados de romana.
Álvaro Montes; Ovación tras aviso, dos orejas y oreja.
Sergio Galán, dos orejas, dos orejas y dos orejas.
Álvaro Montes, no estuvo muy afortunado en su primero al que recibió con la garrocha de salida un zambombo que se paró pronto refugiándose en tablas, rejones de castigo y banderillas no con mucho acierto, falló con el rejón de muerte y a pie nuevos fallos con el descabello. Su segundo brillo a más altura tanto en los rejones de castigo como en la rueda de banderillas siempre clavando al estribo, hubo pocos capotazos con su cuadra y la doma, salvo algún que otro alarde en tablas brillaron por su ausencia, mató a la primera para dos orejas. En el tercero se llevo otro apéndice por una labor destacando la vuelta con la garrocha de nuevo llevando muy pegadas las astas del toro a la cabalgadura siendo largamente aplaudido, un par de banderillas al estribo de categoría y otro de merito al violín para rejón y descabello.
Sergio Galán fue el triunfador numérico y artístico de esta hermosa tarde de rejoneo, corto seis orejas por tres faenas de parecido corte destacando por encima de todo un par a dos manos de autentica belleza, destacar siempre que clavo las banderillas en todo lo alto y estuvo muy acertado con el rejón de muerte. Su caballo Apolo en el segundo dio toda una lección de toreo siempre en las distancias cortas y de frente, la cuadra de Sergio va tomando peso en la fiesta día a día su superación y dominio son más que evidentes, la parsimonia que emplea y la destreza con las que ejecuta le dan aún mas merito a su labor, ayer tuvo momentos de una belleza bien entendida por el público que se entrego al conquense sin regalo alguno.

Deja un comentario