3 agosto, 2021

EL PASEILLO… NUEVAS CARAS PARA NUEVOS TIEMPOS.

Vaya por delante mi sincero agradecimiento al Presidente de la Diputación Provincial y del Patronato de la Escuela Taurina, D. Javier Moliner, por con confiar en mi persona para una de las vicepresidencias de dicho patronato.
Vaya también mi felicitación por el acierto con que ha completado el resto de miembros y entre los que se encuentran aficionados de indiscutible prestigio y solvencia. Los retos a los que se va a enfrentar la escuela en los tiempos venideros van a poner a prueba toda su capacidad y sin duda contar con este magnífico equipo es toda una garantía.

Vaya por delante mi sincero agradecimiento al Presidente de la Diputación Provincial y del Patronato de la Escuela Taurina, D. Javier Moliner, por con confiar en mi persona para una de las vicepresidencias de dicho patronato.
Vaya también mi felicitación por el acierto con que ha completado el resto de miembros y entre los que se encuentran aficionados de indiscutible prestigio y solvencia. Los retos a los que se va a enfrentar la escuela en los tiempos venideros van a poner a prueba toda su capacidad y sin duda contar con este magnífico equipo es toda una garantía.
Como representante de los aficionados ha ocupado su puesto Ramón Jiménez, actual presidente del Club taurino de Castellón y una de las personas más apasionadas por este mundo que se puede encontrar en nuestra tierra. Aficionado serio, de los que gustan de exigir pureza y verdad y capaz de defender sus ideas en cualquier foro, por hostil que este pueda resultar.
Es, sin duda, el mejor vínculo que el Patronato podría haber buscado con el aficionado de a pie, con quien mantiene, como presidente de la principal entidad taurina de nuestra ciudad, un contacto permanente.
Como representante de la prensa taurina ocupará su sillón nuestro compañero Vicent Climent, lo que supone un excelente reconocimiento a su inquebrantable trayectoria y a la seriedad y honestidad con que ha narrado cuanto ha acontecido de toros en nuestra tierra durante la última década. Escribir de toros desde la cercanía que da el ámbito local ofrece numerosas satisfacciones, pero también resulta extremadamente complicado cuando las cosas no ruedan como es debido y el cronista debe hacer honor a la verdad.
Criticar a alguien con quien convives frecuentemente no es plato de gusto, pero tanto en estos casos, como en los que el corazón te pide tirar las campanas al vuelo, Vicent ha sabido mantener su línea, por encima de cualquier otra consideración, consolidándose como uno de los cronistas más solventes de nuestra tierra.
Tras un paréntesis que a sus incondicionales se nos hizo interminable, Climent ha vuelto por sus fueros, con más raza si cabe y con tardes memorables que todavía guarda en su esportón.
Repite como representante de la Diputación José María del Campo, “alma mater” de este proyecto, que puso en marcha junto al anterior Director Rufino Milián. Nadie conoce mejor que él esta Escuela y su dilatada experiencia supone un pilar sólido sobre el que asentar los nuevos retos. Quienes hemos vivido este proyecto desde su puesta en marcha, somos consciente de la deuda de gratitud que la Escuela tiene contraída con José María y su magnífica labor. Una deuda que algún día le tendrá que ser reconocida.
También repite como representante de Tauro Castellón Juan Miguel Torres, quien, además de magnífico aficionado, ofrece la visión del mundo real que supone la organización de los festejos, algo imprescindible para un ente que aspira a formar toreros y a involucrarse en la organización de festejos tan importantes como la Corrida de la Beneficencia.
Como representante del partido de la oposición ocupa su vocalía Amparo Marco, una política que siempre ha hecho gala de su afición a los toros y que a buen seguro antepondrá, a cualquier otra consideración, la defensa y apoyo a la fiesta.
Al frente de este patronato ocupara una de las vicepresidencias el Diputado Provincial José Pons, uno de los políticos provinciales más activos en defensa de la fiesta, tanto en el ámbito del toro de plaza como en los festejos tradicionales. Un inmejorable puente entre las dos formas de vivir los toros y en cuya mano está la complicada, pero, ilusionante meta, de integrar ambos mundos en la Escuela Taurina. D. Javier, gracias en lo personal, enhorabuena por su acierto a la hora de formar este equipo y mucha suerte con los nuevos planteamientos.
“En la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”. Franklin Roosevelt.

Deja un comentario