5 agosto, 2021

EL CID CORTA LA ÚNICA OREJA EN ÚBEDA EN TARDE LAMENTABLE.

Úbeda, Jaén. Media plaza. Toros de Salvador Domecq; el primero inválido, el segundo invalido total el tercero se dejo a duras penas cuarto descastado y sin fuerza, quinto soso y a menos y sexto se rajo al comienzo de faena, Impresentable corrida muy desigual de presencia y escurrida de carnes, la flojera digna de examen. Fueron pitados cuatro en el arrastre y se pidió la devolución en tres, no concedidas por el usía.
Curro Díaz: ovación y ovación.
El Cid: Palmas y oreja.
Daniel Luque: Palmas y silencio.

Úbeda, Jaén. Media plaza. Toros de Salvador Domecq; el primero inválido, el segundo invalido total el tercero se dejo a duras penas cuarto descastado y sin fuerza, quinto soso y a menos y sexto se rajo al comienzo de faena, Impresentable corrida muy desigual de presencia y escurrida de carnes, la flojera digna de examen. Fueron pitados cuatro en el arrastre y se pidió la devolución en tres, no concedidas por el usía.
Curro Díaz: ovación y ovación.
El Cid: Palmas y oreja.
Daniel Luque: Palmas y silencio.
El Festejo de esta tarde en el coso de San Nicasio perfectamente remozado y limpio tan solo sirvió para llevarse un enfado mayúsculo los espectadores que mediaban el aforo del coso centenario. Tan solo Manuel Jesús el Cid pudo cortar un apéndice a base de porfiar ante el flojo y descastado quinto, muy protestado como el resto de hermanos por su flojedad y descaste Manuel lo sometió por ambos pitones, obteniendo mas lucimiento por la derecha, rematando muy bien los de pecho, en la segunda tanda al natural el animal no quiso volver a pasar y el de Salteras con muchas ganas construyo la faena en redondo y cercanías arrancando un trofeo difícil por las nulas condiciones del astado, buena estocada. Su primero invalido total se lo quito de en medio a favor de corriente el público así lo pidió.
Curro Díaz se estrello contra dos inválidos el primero imposible y el segundo duro dos tandas, nula tarde del Linarense que pasó sin pena ni gloria, fue ovacionado en sus dos enemigos por aquello del paisanaje y el respeto.
Daniel Luque pudo cortar trofeo de su primero, si, no falla a espadas, faena limpia a base de exponer ante un torete que no se pico y que duro algo mas sin caerse, un pitón como una brocha de afeitar al estrellar el peonaje en burladero, Daniel ligo dos series meritorias y ajustadas, pero dos pinchazos, uno hondo y tres descabellos dejaron la cosa en palmas. En su segundo que dé comienzo se fue a tablas incapaz de dar un pase lo despacho pronto siendo silenciado.
El abucheo al palco fue constante en un festejo que duro una hora y cuarenta minutos provocando el aburrimiento del respetable y la sensación de timo por lo presenciado.

Deja un comentario