24 julio, 2021

ANTE EL ACOSO A LA FIESTA RESULTARÁ TRASCENDENTAL EL CONGRESO IBEROAMERICANO DE VETERINARIOS EN AGUASCALIENTES.

Pareciera que nada tiene que ver el trance de acoso que sufre en la actualidad la Fiesta de Toros con una reunión de selectos científicos –programada a realizarse del 2 al 5 de noviembre- abocados al análisis y a la investigación de la salud integral del toro de lidia. Todo lo contrario: su realización es el momento oportuno.

Pareciera que nada tiene que ver el trance de acoso que sufre en la actualidad la Fiesta de Toros con una reunión de selectos científicos –programada a realizarse del 2 al 5 de noviembre- abocados al análisis y a la investigación de la salud integral del toro de lidia. Todo lo contrario: su realización es el momento oportuno.
En el tiempo que esto ocurre –el irritante oleaje tan agresivo de los embates contra la lidia ¿martirizante? de los toros en público, y el hostigamiento que las puritanas conciencias, escandalizadas con la violencia y crueldad -y a decir verdad vaya que lo es,- del toreo- se ha vuelto el nada oscuro objetivo del interés de mediocres que asumiendo una actitud lastimosa a fuerza de ser ridícula, y adoleciendo de una gran estrechez de visión cultural y académica luchan por darse a ver, el próximo concilio académico a realizarse en ésta ciudad se proyecta como un legítimo defensor de la tauromaquia.
Los eruditos, habituados al ejercicio de rigurosos y prolongados estudios y análisis del toro bravo y su medio, al justificar la conservación y explotación de la especie, aportarán, como resultado del Congreso, elementos que, al declarar y reconocer al toro de lidia como un animal incorporado a la cadena ecológica obsequiada por la madre naturaleza, justifican el tratamiento ancestral que existe entre el toro bravo y los toreros.
Los anti taurinos, cómicamente manifestados con el fervoroso empuje de quienes, excitados, encuentran en el encanto y seducción de las candilejas un motivo irresistible para proceder en su torpe anhelo de convertirse en héroes de papel de china, valiéndose de lastimeros argumentos, enfebrecidos, se ha envalentonado manifestándose hostiles en todos los tonos, utilizando los medios, y revistiendo, incluso, los llamativos matices de un barniz pseudo científico y moralmente defensor de los derechos de los animales, podrán salirse con la suya instigando a la sociedad al rechazo al toreo, pero no lograrán que los científicos, panelistas con jerarquía de autoridad en el Congreso, subordinen su pensamiento científico a caprichos e intereses de concepciones mezquinos.
¿Qué los anti taurinos exigen salud social, y al toreo lo ven como una enfermedad a la cual atacar? Me dan la impresión de ser semejantes al ingeniero que queriendo prescindir, en sus construcciones, del principio de gravedad, no construye sino apila escombros y ruinas. Con los ojos de semejantes doctores cualquier gripa es vista como epidemia. En fin, lo cierto es que, entendida la vida y relación del toro bravo con el hombre que lo lancea como una relación de complementariedad podrá entenderse el orden de subordinación natural existente entre ambas entidades.
Y ya verá el taurino como al terminar el Congreso vuelven a quedar en claro los ordenamientos de la sabia naturaleza: el bruto obedecer a su instinto, y el hombre a enseñorearse con ellos sin abusar de la dignidad de la bestia.
arrastrelento@gmail.com

Deja un comentario