23 julio, 2021

EL SECTOR SE RESIENTE DE LA CRISIS. EMPRESARIOS DE PLAZAS Y GANADEROS SUFREN DE FORMA SERIA LA FALTA DE PÚBLICO.

La pérdida de espectadores en los toros está causando estragos en el negocio taurino, que por otro lado sigue facturando más de 1.000 millones de euros al año. Para reducir las pérdidas, en la mayoría de los casos, los empresarios que gestionan plazas han optado por reducir el número de festejos, lo que por otro lado repercute en las ganaderías, que cada vez tienen que quedarse con más reses en el campo o sacarlas después a precios muy bajos. “Hace unos años un toro costaba 6.000 euros y ahora puedes tenerlo por 2.000”, señala una persona relacionada con las ganaderías. “Es más, a veces los ganaderos te ofrecen toros por 300 euros para que los mates a puerta cerrada y así poder quitárselos”.

La pérdida de espectadores en los toros está causando estragos en el negocio taurino, que por otro lado sigue facturando más de 1.000 millones de euros al año. Para reducir las pérdidas, en la mayoría de los casos, los empresarios que gestionan plazas han optado por reducir el número de festejos, lo que por otro lado repercute en las ganaderías, que cada vez tienen que quedarse con más reses en el campo o sacarlas después a precios muy bajos. “Hace unos años un toro costaba 6.000 euros y ahora puedes tenerlo por 2.000”, señala una persona relacionada con las ganaderías. “Es más, a veces los ganaderos te ofrecen toros por 300 euros para que los mates a puerta cerrada y así poder quitárselos”.
Pero si los toros han bajado su precio conforme a la crisis, no con todos los elementos de la fiesta pasa lo mismo. De hecho, los empresarios, ante la falta de público se ven ahogados y, en ocasiones, solo les salva la retrasmisión de corridas por televisión, “que es pan para hoy y hambre para mañana, pues la gente se acostumbra a ver las corridas en casa por mucho menos dinero y están haciendo un flaco favor”, dice Salvador Asensio.
Ignacio Zorita explica que solo abrir las puertas de La Misericordia “cuesta entre 75.000 y 80.000 euros”. A ello hay que sumar toros y toreros, “que en un cartel medio serían unos 100.000 euros, y en uno de figuras, unos 300.000 euros”, dice Zorita, que apunta que “con el aforo lleno se sacaría algo más de 450.000 euros”. El problema es que ahora lo normal es poco más de media entrada. Y estima que para que un festejo sea rentable “las figuras tienen que dejar de ganar lo que ganan y reducir los festejos y el canon”.
Un planteamiento que podría darse en el próximo pliego del concurso de la plaza, ya que el diputado delegado de La Misericordia, Juan Arboniés, tiene claro que “habrá que adaptarlo a estos tiempos de crisis. Queremos hacer una reunión con expertos y aficionados para adaptar el pliego a la situación actual”.
Fuente: www.elperiodicodearagon.com

Deja un comentario