EMILO HUERTAS FIN DE TEMPORADA EN “LA MARQUESA” TORREHANDILLA-TORREHERBEROS.

El novillero de Santa Cruz de Mudela, cerró la temporada con una fiesta organizada por su Peña Taurina de Santa Cruz de Mudela, en la finca La Marquesa, sita en el término municipal de Vílches en Jaén, donde pastan las reses bajo el hierro de la Unión de Torrehandilla y Torreherberos, ganadería, ésta, que en los pocos años de existencia, acapara éxitos en los ruedos más importantes de la geografía nacional y francesa, los azulejos de su plaza de tientas así lo reflejan, toros indultados y cabezas disecadas de faenas relevantes en su salón, son fiel testigo del trabajo bien hecho por Alberto y María responsables del día a día en la finca, que luce esplendorosa con unas instalaciones de postín, como joya, su plaza de tientas donde ayer pudimos disfrutar de las buenas formas de Tomas Campuzano y el diestro Emilio Huertas y la totalidad de su cuadrilla y los aficionados locales que dieron su punto de alegría a la jornada, gastronómica y de camaradería.
El ganadero nos ofreció un recorrido por la finca para ver las corridas preparadas ya para la próxima temporada, corridas serias como la de Madrid y Sevilla, los posibles toros a lidiar por José Tomas, un gesto de agradecer con el mayor de los secretismos.
La jornada, discurrió con una perfecta climatología y armonía entre todos los asistentes, cánticos, alegrías, palabras todas en perfecta unión de todos los asistentes, como principal atracción para Alfonso al cante y los chistes y las palabras del diestro Emilio Huertas y su familia, por el apoyo recibido por su peña toda la temporada. El apoderado Tomas Campuzano y Juan Luis, su mozo de espadas, unido a Álvaro Gracia el ayuda y alma mater de la cuadrilla, hicieron sus pinitos con el micro, se escucharon cantes en honor del diestro Antonio Chenel, “Antoñete”, y “Paquirri”, y por supuesto para La Patrona de Santa Cruz la Virgen de Las Virtudes que da nombre a su plaza histórica y donde este año los toros de la Finca La Marquesa dieron toda una lección de nobleza y bravura.
Destacar el buen hacer gastronómico del catering preparado por el Motel Santa Cruz que fue del gusto de todos los asistentes.

Deja un comentario