LOS VERDUGOS DE LA FIESTA Y LA GRILLA POR EL PUESTO VACANTE.

DICEN QUE dijo Platón… “Los sabios hablan porque tienen algo que decir. Los tontos hablan porque tienen que decir algo”. Como yo no estaba presente cuando se dio la anterior frase, prefiero creer que así lo mencionó el alumno de Sócrates, y maestro de Aristóteles en la prehistórica época del A. de C.
ESTO ME viene a la mente dado que seguido he escuchado, a “pomposos seudo taurinos”, que en sus cotidianas platicas dicen la fiesta está acabada, que ya es solo cosa de poco tiempo para que la misma desaparezca. Sin embargo los muy cínicos hacen negocios alrededor del ámbito taurino. No queda la menor duda, el principal enemigo está en casa… ¡¡¡Hoy en día la fidelidad sólo se ve en los equipos de sonido!!!
DESDE LUEGO que tengo pelos y señales, los nombres de ellos, de todos, pero tonto seré si los menciono, buscan la notoriedad que su cobarde “personalidad” les niega y dado a que me tienen más vigilado que a una quinceañera en un bosque de la China, ellos mismos se enteraran por este escrito que sus rajados criterios son conocidos por todos.
Y CASI sin cambiar del negruzco panorama… Filas interminables, en persona y por teléfono, se están viendo en las oficinas de reglamentos, y/o dependencias municipales. La inesperada grave enfermedad de Manuel Ramírez de la Torre, juez de plaza en Aguascalientes, ha despertado de nueva cuenta el canibalismo en busca del puesto vacante, la historia se repite, todos quieren protagonismo, ahora resulta que todos son sabios y tan no lo es así que se les olvida a estos seres que el nombramiento es político, no taurino. Hoy, día de los muertos, cobra vida el afán de mostrarse como la persona más calificada y necesaria en esta actividad, independientemente de que se posean o no méritos que lo justifiquen, es deseada por muchos que, repito, no están enterados que el nombramiento saldrá de intereses extra fronteras de los ruedos. Creen que el seis se hizo… en un dos por tres, así de fácil, aun se diga que… ¡Ojos que no ven…!… Nos Vemos.

Deja un comentario