24 julio, 2021

LA MONUMENTAL PLAZA DE TOROS MÉXICO DEBERÍA SER CONSIDERADA COMO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Ya está aquí la Temporada Grande, llamada así por ser el serial de corridas de toros más importante de América, realizándose en la Monumental Plaza de Toros México, la más grande del Mundo y la más cómoda según reza su publicidad desde que fue inaugurada en el año de 1946, fecha que marco todo un hito en la fiesta brava no solo de México, sino del mundo entero.

Ya está aquí la Temporada Grande, llamada así por ser el serial de corridas de toros más importante de América, realizándose en la Monumental Plaza de Toros México, la más grande del Mundo y la más cómoda según reza su publicidad desde que fue inaugurada en el año de 1946, fecha que marco todo un hito en la fiesta brava no solo de México, sino del mundo entero.
Una plaza de toros que por sí misma es ya toda una historia, desde su creación por el gran visionario yucateco de ascendencia siro libanes, don Neguib Simón, quien adelantándose a su tiempo, mando construir este fabuloso escenario que solo en la mente de este gran visionario se pudo crear.
Sin embargo y aunque poca gente sabe de las penurias que paso don Neguib Simón para su construcción, la Monumental Plaza de toros México, no fue concluida como la tenía en mente este gran empresario al que se le debe aún tributo por los aficionados y las empresas que han tomado en sus manos este gran escenario taurino y de espectáculos en México. Y no se concluyo su construcción que tenía contemplado varios aspectos que quedaron inconclusos, como los estacionamientos que habrían de llegar a cada uno de los palcos de la plaza, donde cómodamente habrían de llegar los “dueños” de estos lugares privilegiados. Entre otros aspectos, los corrales de la plaza tenían otra distribución para recibir los encierros, aunque también adelantado a su tiempo, se pensó en tener los toros que habrían de llagar antes de los festejos, en unos corrales especiales donde podrían verlos los aficionados antes de cada corrida.
En cuanto a otras comodidades que se pensaron por su creador, estaban varias esculturas monumentales que se colocarían en los pilares de las cuatro entradas principales de la plaza, siendo solo la de la puerta principal, donde se colocó un Encierro de Toros con el caballerango al frente y algunos cabrestos guiando al famoso “Encierro” que adorna la puerta grande, la principal.
Un caballerango habría de estar en una de las entradas, en la otra un Toro de grandes dimensiones y en la cuarta un caballero a caballo representando al rejoneo. Entre los pilares se adornaría con plantas colgantes y en la parte del frente de la plaza tendría unos grandes arcos que cerrados harían un monumento similar a las grandes iglesias de los Moros.
Las entradas tendrían escaleras eléctricas y en ellas se llevaría hasta los túneles de acceso a los lugares intermedios y a las barreras, estas estaban diseñadas para tener asientos individuales donde cómodamente se llegaría a ellos, igual que salir hacia las alturas.
De esto y muchas ocas más que tuvo en mente don Neguib Simón, le hace falta a la Monumental Plaza de Toros México, que sin embargo, aún sin estar terminada es toda una obra inmensa que no tiene igual en el mundo. Por ello y gracias a la intervención de la actual empresa que comanda el MVZ Rafael Herrerías Olea, se conserva esta plaza y se debe de considerar para el presente y el futuro como Monumento intocable para las próximas generaciones que deben de luchar porque se conserve y si es posible, se le dé por parte de los dueños actuales, algunos terminados que le hagan ser aún más, un verdadero Monumento digno de ser considerado como patrimonio de la humanidad.

Deja un comentario