28 julio, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUÍS ESPAÑA.

LA CRISIS EN LA DEHESA…
Queridos amigos, el otoño avanza irremisiblemente, con la esperanza de los ganaderos, para que sea un buen año en la dehesa, y que la otoñada y las yerbas del invierno les permita paliar los gastos de piensos para sus reses.
En el campo, dependiendo del ganado que paste en ellos, son distintos los aires que se respiran, Mientras que en aquellas vacadas que gozan de la predilección de las figuras, el aire es más limpio y tranquilizador, por las perspectivas de negocio que se avecinan en la temporada venidera, en las que no gozan tanto del favor de los toreros que mas torean, la preocupación es mayor, por el peligro de ampliar el número de toros que se queden sin lidiar en la dehesa, con el consiguiente aumento de gastos

LA CRISIS EN LA DEHESA…
Queridos amigos, el otoño avanza irremisiblemente, con la esperanza de los ganaderos, para que sea un buen año en la dehesa, y que la otoñada y las yerbas del invierno les permita paliar los gastos de piensos para sus reses.
En el campo, dependiendo del ganado que paste en ellos, son distintos los aires que se respiran, Mientras que en aquellas vacadas que gozan de la predilección de las figuras, el aire es más limpio y tranquilizador, por las perspectivas de negocio que se avecinan en la temporada venidera, en las que no gozan tanto del favor de los toreros que mas torean, la preocupación es mayor, por el peligro de ampliar el número de toros que se queden sin lidiar en la dehesa, con el consiguiente aumento de gastos y la natural bajada de ingresos.
Pero donde el desánimo cunde hasta límites insospechados, es en aquellas fincas, en las que en la temporada de 2011 no han lidiado ni un solo pitón, y se le acumulan los toros de esta temporada con los de la que viene, juntándose las dos camadas, con unas previsiones casi nulas de venta.
A las fincas de las primeras ganaderías ya están acudiendo los veedores de las diferentes plazas, para reseñar corridas y apalabrarlas. Es tiempo del trabajo de campo de los hombres que tienen como misión, unas veces encargados por los empresario y otras por los propios matadores de postín, de visitar las posibles vacadas de las que se van a surtir para sus ferias o para que las lidien sus toreros.
Este desfile de personas entendidas en la difícil tarea de ver los toros en el campo, y que para algunos ganaderos hace que les sea imprescindible una agenda para anotar las visitas, para otros, estas visitas se producen muy de tarde en tarde o ni siquiera se producen, aumentando la preocupación por el futuro de sus toros.
El exceso de toros en el campo, por el elevado descenso de festejos, ha hecho que las corridas en la dehesa se estén pagando a unos precios muy bajos, dando lugar a esa subasta a la baja, de algunos seudo empresarios, que tratan de aprovecharse de la necesidad que tienen algunos ganaderos de vender sus reses, para poder hacer caja que les permita continuar con la explotación.
Pero a esta mala situación, también se le puede sacar algo positivo para la fiesta, pues el exceso de ganado, ha hecho que las ganaderías tengan que reducir el número de cabezas en sus fincas, y por tanto el numero de vacas que se aprueban en los tentaderos, pudiendo ser más exigentes en su selección, lo que redundara, sin duda, en la mejora de la raza y bravura de la cabaña brava española.
Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario