23 julio, 2021

HACEN YA 71 AÑOS DE SU ALTERNATIVA… Y FUE UNA FIGURA DE TALLA MUNDIAL.

“Caballero en la calle, caballero en la plaza, a caballo y a pie, dio tremendas batallas. La muerte que no pudo matarle cara a cara, en aviesa hurtadilla, le tendió la emboscada”.
“Unos negros crespones, México con España. Uno sigue buscando una palabra exacta, una sola palabra que lo calificara. Torero fue de época, pero hombre es la palabra. ¡Como pisaba de recio, que aún suenan sus pisadas!”… Letras escritas en su honor por Pedro Garfias.

“Caballero en la calle, caballero en la plaza, a caballo y a pie, dio tremendas batallas. La muerte que no pudo matarle cara a cara, en aviesa hurtadilla, le tendió la emboscada”.
“Unos negros crespones, México con España. Uno sigue buscando una palabra exacta, una sola palabra que lo calificara. Torero fue de época, pero hombre es la palabra. ¡Como pisaba de recio, que aún suenan sus pisadas!”… Letras escritas en su honor por Pedro Garfias.
Tomó la alternativa el día 1 de diciembre de 1940, en la Plaza de “El Toreo”, de manos de “Armillita Chico” que le cedió la muerte de “Oncito” el cual le hirió al entrar a matar, y llegada del optometrista Alfonso Gaona arde que por cierto marcó su llegada a la fiesta como empresario. Por supuesto que hablo de don Carlos Ruiz Camino, más conocido como Carlos Arruza y hoy hacen ya 71 años de ese acontecimiento que desgraciadamente ha pasado desapercibido para muchos medios de comunicación.
Carlos Arruza en México, D. F., 17 de febrero de 1920 y muere el 20 de mayo de 1966. Arruza fue es uno de los toreros más destacados del siglo XX, y se le bautizo como “El Ciclón Mexicano” .
Arruza, de padres españoles y sobrino del poeta León Felipe. Comenzó su carrera como torero a los 14 años en la ciudad de México, y se trasladó a España en 1944. Tomó la alternativa el 1 de diciembre de 1940 de manos de Armillita Chico; Antonio Bienvenida le dio la confirmación en Madrid. Junto a Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”, fue considerado uno de los mejores matadores de toros del inicio de la década de 1940.
Arruza se retiró a un rancho fuera de la ciudad de México en 1953, pero regresó a los ruedos como rejoneador.
Hoy recordamos a esta gloria del toreo mexicano que puso muy en alto a la torería azteca, descanse en paz don Carlos Arruza.

Deja un comentario