20 septiembre, 2021

LA VERDADERA HISTORIA DE SALVADOR SANCHEZ “FRASCUELO”… ULTIMA PARTE.

III
Tenido por uno de los más grandes estoqueadores de toda la historia de la tauromaquia, Frascuelo tomó la alternativa en 1867 de manos nada menos que de Francisco Arjona, Cuchares. En 1868 coincide por primera vez con Lagartijo y comienza una rivalidad que dividió España en dos bandos y sólo tiene parangón con las que mantuvieron Pedro Romero y Costillares o Joselito y Belmonte. Sus toros preferidos para triunfar fueron los “Veraguas”, a los que con frecuencia despachaba recibiendo de forma impecable. Fueron memorables sus faenas en Madrid los días 19 de septiembre de 1869 y 22 de octubre de 1871, llegando la apoteosis al estoquear seis toros en la corrida de la Beneficencia de 1874.

III
Tenido por uno de los más grandes estoqueadores de toda la historia de la tauromaquia, Frascuelo tomó la alternativa en 1867 de manos nada menos que de Francisco Arjona, Cuchares. En 1868 coincide por primera vez con Lagartijo y comienza una rivalidad que dividió España en dos bandos y sólo tiene parangón con las que mantuvieron Pedro Romero y Costillares o Joselito y Belmonte. Sus toros preferidos para triunfar fueron los “Veraguas”, a los que con frecuencia despachaba recibiendo de forma impecable. Fueron memorables sus faenas en Madrid los días 19 de septiembre de 1869 y 22 de octubre de 1871, llegando la apoteosis al estoquear seis toros en la corrida de la Beneficencia de 1874. Otros hitos en su carrera fueron la muerte del último toro lidiado en la vieja plaza de la calle Alcalá el 9 de julio de 1874 y la corrida de la Beneficencia de 1882, mano a mano con Lagartijo. Ya en franca decadencia, tras recibir diversas cornadas de gravedad, se retira de los ruedos a principios de la temporada de 1889.
Los taurinos definen el estilo de Frascuelo por su toreo en corto, su poder con la muleta y en los quites, y su decisión a la hora de estoquear, perfilándose en las cercanías de la res y matando por lo general “arrancando”.
A finales de febrero de 1898 acudió el maestro Salvador Sánchez “Frascuelo” a la finca de “El Soto Gutiérrez”, invitado por su gran amigo don Esteban, aunque ya estaba retirado de los ruedos, a un herradero y tentadero de vacas y becerros. Tras bregar y dirigir las operaciones como en sus mejores tiempos, sudoroso y agitado, solicitó un vaso de agua fría, que le supo a gloria. Después de comer comenzó a sentirse destemplado, le subió la fiebre hasta más de 39º, fue trasladado a Madrid al día siguiente y tras soportar varios días una pulmonía infecciosa de índole palúdica (así fue diagnosticada) falleció el 8 de marzo de 1898, a la edad de 55 años.
Pero esto es la historia conocida de Frascuelo. Nosotros sólo queríamos relatar la verdadera historia de Salvador Sánchez, nacido en Churriana de la Vega (Granada) e hijo adoptivo de Chinchón.

Deja un comentario