28 julio, 2021

¡FELICES PASCUAS!

El olvido canta como las sirenas
Y llega a tocar la puerta
Es Navidad, una época llena de fantasmas y de espejos.
Presiento que me llaman los muertos
Nada aterrador en el asunto

El olvido canta como las sirenas
Y llega a tocar la puerta
Es Navidad, una época llena de fantasmas y de espejos.
Presiento que me llaman los muertos
Nada aterrador en el asunto
Sólo ayuda para continuar conversaciones interrumpidas.
No falta mucho para verlos (a mis muertos) de viva voz
Para tener la eternidad como telón de fondo
Para estar más allá de todas estas cosas tan sorprendentemente absurdas.
Pero, como ciertas personas, no quiero decir adiós
No creo en el más allá, ni en dioses de negras intenciones y barba blanca
Preferiría quedarme aquí, manque me lleven los mengues.
Entre amigos, entre tabacos suaves y tragos fuertes
Reviviendo las hazañas de Joselito Maravilla, del Tato, o las del Negro Frascuelo
Glosando a Cúchares, sepultado en un par de barriles, o triunfando en Madrí con el César colombiano
Conversando, bordando la vida y la muerte.
Fingiendo que no pasa nada
Que seguimos jugando al toro con la inocencia de los niños antiguos
Entregados a un sueño de juventud, inmortalidad y desconfianza
La vida, un regalo imperfecto.

Deja un comentario