29 julio, 2021

EL TORO DE LUIS RAMÓN CARAZO.

¡Al toro!

El español después del Mandarín, es el segundo lenguaje más utilizado en el mundo para explicar lo que pensamos. El léxico taurino representa uno de los recursos más ricos en nuestra lengua y otros idiomas, desde hace siglos, para comunicar lo que pensamos, así las cosas los toros para darme a entender, nos sirven de muleta.

¡Al toro!

El español después del Mandarín, es el segundo lenguaje más utilizado en el mundo para explicar lo que pensamos. El léxico taurino representa uno de los recursos más ricos en nuestra lengua y otros idiomas, desde hace siglos, para comunicar lo que pensamos, así las cosas los toros para darme a entender, nos sirven de muleta.

La corrida, es ceremonia crucial en la que se muestra en síntesis, lo más sublime y lo más salvaje que hay en el hombre y la naturaleza: rivalidad, decisión, desafío, valor, riesgo, engaño, superación, dolor y muerte son ingredientes esenciales del toreo, todo lo bueno y lo malo, lo ruin y lo maravilloso, sucede en cada faena en un ruedo, en cualquier lugar del mundo.

¡Al toro! , coger al toro por los cuernos, ¡A ver como lidias eso!, “salir por la Puerta Grande”,” hacer el quite”,” los toros dan y quitan”, “pasar por alto”,” pinchar en hueso”, “ser un espontáneo”, “ser un figura”, “torear al alimón”(colaborar), ” tener mano izquierda”, “bregar”, “cortar orejas y rabo”, “cogerle a uno el toro”, “dar la alternativa”,” cortarse la coleta”,” citar en corto e irse por derecho”, “¡El que no hace la cruz se lo lleva el diablo! “Expresión en la estocada cuando el torero vacía el estoque en el morrillo del toro, “aguantar vara”, “tocaron un aviso”, “se le fue vivo al corral”, “caerse del cartel”, “una buena o mala cuadrilla”, “mozo de espadas” son ejemplo de metáforas a las que cotidianamente recurrimos para tratar de ser explícitos y muchos que no son aficionados a la tauromaquia, las entienden y las aplican a una situación determinada, no solo en español sino en otros idiomas.

Lo que más ponderamos en los humanos es que se “crezcan al castigo”, porqué ante la adversidad o el fracaso persisten en la persecución de la muleta, cuantos más puyazos de la vida reciben, más arrojo e ímpetu muestran.

Hoy quiero recordarlo, preocupado porque algunos políticos piensan en votos potenciales y no en preservar una expresión cultural mexicana y universal, forjada en el crisol de los años y les recuerdo a quienes la desdeñan, recurriendo al inmortal Pepe Alameda, que el toreo nos es graciosa huida, sino apasionada entrega. Amén.

Deja un comentario