23 octubre, 2021

NIÑOS GALLEGOS: CAZADORES SÍ, AFICIONADOS NO.

Los políticos no dejan de sorprenderme y no sólo porque se hayan cebado con los sueldos de quienes tenemos una única nómina -clara y cristalina- para acabar con la crisis que sus desmanes ha provocado, que también. Ahora resulta que los del PP, aquéllos a los que se les ha llenado la boca de libertad, democracia y demás palabras vacuas cuando la pesca de votos así lo aconsejaba –entiéndase en Catalunya-, cambian radicalmente el discurso en Galicia y se alían con los socialistas y los nacionalistas del BNG para prohibir la entrada a los toros a los menores de 12 años.

Los políticos no dejan de sorprenderme y no sólo porque se hayan cebado con los sueldos de quienes tenemos una única nómina -clara y cristalina- para acabar con la crisis que sus desmanes ha provocado, que también. Ahora resulta que los del PP, aquéllos a los que se les ha llenado la boca de libertad, democracia y demás palabras vacuas cuando la pesca de votos así lo aconsejaba –entiéndase en Catalunya-, cambian radicalmente el discurso en Galicia y se alían con los socialistas y los nacionalistas del BNG para prohibir la entrada a los toros a los menores de 12 años.

El partido que más veces se ha pronunciado a favor de la Fiesta mira sin rubor hacia otro lado cuando la pervivencia de la misma está en juego. Pero hay algo más sangrante en este asunto. El PP gallego tiene mayoría absoluta en el parlamento autonómico: el voto en bloque de sus 38 diputados hubiese hecho inútil la alianza de las fuerzas autodenominadas progresistas –25 del PsdeG y 12 del BNG-. Así, los paladines de la elección libre de centros educativos concertados para sus hijos -costeados con el dinero de todos-, impiden a los padres acercar a sus vástagos a la tauromaquia, tener contacto con el toro en la plaza, vivir las emociones que una corrida depara en plena infancia. ¿Cómo se va a inocular el germen de la afición entre las nuevas generaciones?

La estrategia, por conocida, no es extraña. La abolición en Catalunya comenzó de manera similar. Y rige la misma ley en las Baleares de la corrupción inmisericorde de Matas y compañía. Así que no sería raro que dentro de poco las huestes de Anselmi desplegaran las telarañas de la abolición en la tierra de Cela.

Eso sí, para los pequeños cazadores gallegos no hay impedimento alguno, al contrario. Ahora podrán disparar armas a partir de los 14 años, rebajando la edad mínima en dos. ¡Para partirse de risa y no parar, vamos!

Los próximos comicios están todavía muy lejos y pueden pasar muchas cosas. Como aficionado voy a seguir poniendo en práctica no votar a un partido que no se pronuncie, y actúe, de manera categórica a favor de la Fiesta. ¿Y usted?

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com