5 agosto, 2021

LO QUE DIJO DON ENRIQUE BOHÓRQUEZ HACE YA VARIOS AÑOS.

El 11 de enero de 1985, “Revista de Revistas”, de don Regino Díaz Redondo, por medio del escritor Enrique Loubet Jr., pregunta a don Enrique Bohórquez cual seria para él “La Faena Ideal”, he aquí la transcripción de la misma entrevista al desaparecido connotado crítico taurino.

“¡Vi al Guerra!”, exclama. Y refiere, por cierto, curiosa anécdota de sus primeras andanzas por los cosos: niño aun, vestido de marinero, se hallaba en Algeciras, y un torero de la época –Hermosilla- le dijo al verle: “Almirante”… ¡vamos a los toros!”. Así, acompañado del matador de San Lucas de Barrameda, vio Bohórquez al Guerra. Poco pudo apreciar pero seguramente, de los raros cronistas actuales que puede contar cosa semejante.

El 11 de enero de 1985, “Revista de Revistas”, de don Regino Díaz Redondo, por medio del escritor Enrique Loubet Jr., pregunta a don Enrique Bohórquez cual seria para él “La Faena Ideal”, he aquí la transcripción de la misma entrevista al desaparecido connotado crítico taurino.

“¡Vi al Guerra!”, exclama. Y refiere, por cierto, curiosa anécdota de sus primeras andanzas por los cosos: niño aun, vestido de marinero, se hallaba en Algeciras, y un torero de la época –Hermosilla- le dijo al verle: “Almirante”… ¡vamos a los toros!”. Así, acompañado del matador de San Lucas de Barrameda, vio Bohórquez al Guerra. Poco pudo apreciar pero seguramente, de los raros cronistas actuales que puede contar cosa semejante.

-¡Hombre… para mí, Belmonte!

En eso resume Bohórquez –delgado, cara enjuta, pelo ya blanco- la faena ideal.

-Belmonte es el que trajo las gallinas; así se dice: el que las gallinas… Fue Juan el que dio una nueva sensación en cuanto a la medida y la distancia. Se explaya Bohórquez hablando del trianero. Cita –es cierto- a Joselito (“José Gómez Gallito, como se ponía él”… dice) dentro de una contextura de de torero fuerte, hecho; pero es de Belmonte de quien prefiere hablar. “Dio a la verónica un sello que no se conocía… Todos parecían ir a tender ropa al sol… Belmonte atraía al toro y lo despedía…

“Y el pase natural, lo mismo. No se le daba mayor importancia y vino Juan y le dio belleza, dominio. ¡Vamos!. ¡Vamos, encontró los terrenos!” En quites, Rafael Gómez “El Gallo”… tenía una forma graciosa de torear… Una revolera, una larga cambiada del “Gallo” me gustaría ver.

En banderillas, Julián Sáenz “Saleri II” y Antonio Márquez, madrileños y a David Liceaga, al que se puede contar como uno de los grandes.

En el trasteo, Domingo Ortega, recio, fuerte, dominador, pudiendo con los toros… Antes que él Joselito. ¿Derechazos? Con la derecha se ha toreado bien en México… Incluya usted un pase de la firma de Manuel Granero, el valenciano, y cite usted a Jorge Aguilar “El Ranchero” en los derechazos. No es torero bonito, no los da con frecuencia, pero cuando lo hace…

De la época nueva, el pase natural “hondo y bello” de Lorenzo Garza. ¿Y el de pecho… Todos los que han dado bien el natural rematan bien con el de pecho. Es el complemento… ¿Pinturerías? El juego de muñecas de Marcial Lalanda, le permitía hacer cosas graciosas. Últimamente Carlos Arruza trajo al toreo cosas bonitas.

¿La estocada? Una de Manuel Varé “Varelito”, el sevillano al que mató un toro de Guadalets. Fue uno de los que mejor consumaron el volapié… Me gustaba mucho también, no hay que dejarlo de lado, Nicanor Villalta.

Esa es la corrida. Y verla en la México, donde saben apreciar el toreo por abajo, que es el difícil, y con un toro de San Mateo, de aquellos que salían tan buenos.

NOTA… Enrique Loubet Junior, nació en la ciudad de Bilbao, España, en 1929, don Enrique residía en México desde la década de los treinta y obtuvo la nacionalidad mexicana en 1945. Murió en México, Distrito Federal en el año de 2008.

Deja un comentario