1 agosto, 2021

LA FAENA IDEAL.

En pasados escritos les había confiado que “Revista de Revistas”, de don Regino Díaz Redondo, había publicado una larga lista de entrevistas por medio de la pluma de Enrique Loubert, Jr. Hoy las retomamos pues a pesar de que vieron la luz en el número 3911 del 11 de enero de 1985, no pierden vigencia. En esta ocasión don Enrique platica con doña Esperanza Arellano, “Verónica”, como se firmaba la escritora taurina. Vamos pues a la calca.

¿La razón de firmar Verónica?

“Por ser nombre femenino y a la vez suerte del toreo. Otrora firmé “Cantaclaro”, “Macareno”, pero finalmente opté por “Verónica”.

En pasados escritos les había confiado que “Revista de Revistas”, de don Regino Díaz Redondo, había publicado una larga lista de entrevistas por medio de la pluma de Enrique Loubert, Jr. Hoy las retomamos pues a pesar de que vieron la luz en el número 3911 del 11 de enero de 1985, no pierden vigencia. En esta ocasión don Enrique platica con doña Esperanza Arellano, “Verónica”, como se firmaba la escritora taurina. Vamos pues a la calca.

¿La razón de firmar Verónica?

“Por ser nombre femenino y a la vez suerte del toreo. Otrora firmé “Cantaclaro”, “Macareno”, pero finalmente opté por “Verónica”.

Así contestó Esperanza Arellano, que empezó a ver toros en 1924 –aún alcanzó la última temporada de Rodolfo Gaona-, y que, por años, ha sido cronista y ahora labora en “Claridades” y “Fígaro”.

Para la escritora sonorense ningún torero ha reunido lo mejor… a “Armillita” le faltaba arte; a “Manolete”, alegría…” y así…

-Habla “Verónica” –única mujer entrevistada- de lo que se ha dado en llamar el toreo bonito. Para ella, dos matadores han tenido singular prestancia; Rodolfo Gaona y Cayetano Ordóñez “El Niño de la Palma”.

“…Ambos llenaban el ruedo con su solo presencia. Con solo pararse en el redondel. El de León y el de Ronda son, para mí, los de mayor prestancia”.

Empero, es Ricardo Torres el torero que más cita dentro de lo que sería la faena ideal.

Empezaría esa lidia con verónicas de Ricardo Torres, “yéndose a los medios”. Aún mejor que Solórzano. Después la media de un novillero que acabó por fracasar la media armoniosa de Antonio Durán.

En quites, el de oro de Pepe Ortiz, las chicuelinas del texcocano Silverio Pérez y los lances de Antonio del Olivar.

“! En banderillas Ricardo Torres todo el tercio, los tres pares! Porque… ¡verdaderamente como ese señor, nadie! ¡Era inmenso, perfecto!” (¿) Bueno, quizá un par más de Juan Espinosa.

En el trasteo, naturales de Lorenzo Garza, derechazos de Manuel Rodríguez “Manolete”, el de pecho de Paco Camino, ¿Adornos? De Alfonso Ramírez, “El Calesero”.

¿Y matar?

-Ay, qué difícil… Bueno, “Cagancho”.

Todo esto verlo en la Plaza México y con un toro de los de San Mateo de hace veinticinco años.

Así termina lo que transcribimos. Afortunadamente contamos con más de estos escritos y otros gracias al despego del ingeniero Enrique del Valle de Alba que nos los ha facilitado, ya se los estaremos compartiendo… Nos Vemos.

Deja un comentario