LAS PRIMERAS OREJAS DE LA CAMPAÑA, A LA ESPUERTA DE JAVIER JIMÉNEZ.

Así se levantó la pasta de esta nueva serie de novilladas en el rancio coso San Marcos de Aguascalientes. Para su realización la dehesa de Real de Saltillo remitió seis utreros variados de pintas, tipos y cuajo, con algunos finos de verdad y que ofrecieron fabuloso comportamiento sobre todo el primero, cuarto y quinto, éste incluso halagado justamente con el arrastre lento.

Protagonizaron la función inaugural el de Espartinas, Javier Jiménez (Palmas tras dos pinchazos, tres cuartos de espada delanteros y aviso y dos orejas luego de estocada contraria y delantera), el tlaxcalteca Antonio Galindo (Pitos tras diez pinchazos, tres descabellos y dos avisos y salida al tercio con división luego de dos pinchazos y estocada caída y delantera) y el local Ricardo Frausto (Al tercio tras cinco pinchazos y aviso y silencio después de pinchazo y aceptable estocada).

Casta, nobleza y claridad las hubo del primer novillo, apreciables virtudes que no aquilató el ibero quien con detalles plausibles al abrir la capa, pasó al último tercio para quedar debajo de la situación, gracias désele a su acto reiterado de usar la punta del engaño e interponer demasiado espacio en los pases.

Ejemplarmente bregó a su segundo, el otro novillo formidable del encierro que con recorrido, clase y nobleza lució los colores de su divisa. En tanto y con una actitud muy distinta, el paisano de “Espartaco” hizo el toreo variado y plácidamente, procurando siempre vaciar los muletazos hacia adentro y acompañándolos con el giro de cintura, aunque desentonándose un punto en las postrimerías del trasteo.

El afán cabal del tlaxcalteca Antonio Galindo calló en el ácido terreno de las malas condiciones de la segunda res, un cárdeno abanto que se terciaba y que se mantuvo muy atento en la humanidad del joven quien por su ahínco robó dos buenas tandas derechistas, lo que le dio la gracia de ser aplaudido.

Cumplió al recibir al quinto y a la trágala ejecutó fregolinas para con la sarga entregar lo mejor sobre el flanco siniestro con varios naturales estupendos. El novillero tiene expresión y plasticidad, sin embargo no encuentra el real fondo del sitio y las distancias y se entregó a solo pegar pases y a embarullarse, mal gastando así a otro formidable bovino, ejemplo de clase y nobleza.

Gustaron las verónicas de buenas tardes de Ricardo Frausto ante el tercero, y mejores las gaoneras que basó en la quietud de su cuerpo todo; posteriormente no hubo cosa mejor que su actitud tozuda y muletera ante un ejemplar soso y de muy cortas embestidas.

Al sexto, un burriciego sin remedio, le sacó también buen partido como réditos de la porfía señalada.

PUESTO EL SEGUNDO CARTEL.

Para el venidero domingo la empresa anunció la presentación en esta plaza de Nicolás Gutiérrez “El Cubitas”, Javier Reinoso y Diego Emilio con seis novillos de Arellano Hermanos.

Deja un comentario