SABROSA PLATICA CON DON SILVERIO… ¿HOY SALGO A MORIRME?… “TANGUITO”, MI GRAN AMIGO.

Remuevo papeles entre mi organizado tiradero ya que mis viejos y buenos amigos, compañeros en el colegio Williams a mediados del siglo pasado, Luis Cristino Valenzuela Colín, “El Emperador de Tlalpujahua, Michoacán”, y Gustavo Munguía Brún, me preguntaban sobre viejo escrito publicado el 14 de diciembre de 2008. Lo he rescatado y con gusto lo repito, es un espejismo que nace con el único fin de recordar a nuestras grandes figuras, helo aquí…

Así como hizo la locomotora del corrido, el de Pancho Villa, así pitó mi “compu” a eso de las cuatro de la mañana. La verdad me asuste y hasta me molesté, soñaba plácidamente con… bueno, es lo de menos, pero me dio pena “dejarla” a la mitad… Les había contado que me puedo conectar al más allá desde hace varias semanas y al parecer, por la anterior entrevista con Manolo Martínez, se corrió la voz al leer www.toriles.com, www.noticierotaurino.com.mx y www.nuestrojaen.es, en su “Suplemento Celestial”, de que había adquirido este novedoso aparatito y ahora quien me llamaba era don Silverio Pérez… Le salude con gusto y me puse a sus órdenes, no faltaba más, por una figura como lo fue el llamado “Faraón de Texcoco”, valía la pena la desvelada y la plática comenzó…

S.P. -Te llame solo para saludarte, por acá te leemos seguido.-…

P.J. –Pues gracias y me da gusto saludarlo “Maestro”, a sus órdenes y espero solo sea para saludarme, que no sea para darme la noticia que “estoy anunciado por allá”.-…

S.P.- No, nada en especial, se acerca la navidad y por tu medio quiero mandar un saludo a todos los aficionados.-…

P.J.- Con gusto los daré, pero dígame una cosa por favor don Silverio, siempre he tenido una duda.-…

S.P.- Dime, te contesto.-…

P.J.- Su anécdota con Mario Moreno, “Cantinflas”, la del bolillo, ¿fue cierta?…

S.P. -Jajá jajá, claro que si, te la cuento… Se dijo que me había regresado de España porque veía doble y así finalizo mi incursión por ruedos hispanos, al llegar a México, en cierta ganadería me encontré con Mario, a la hora de la comida estiramos la mano al mismo tiempo para tomar un bolillo, el ultimo que quedaba y él me lo ganó. Todos lo notaron, me quede con la mano estirada y “Cantinflas” con esa agilidad mental que tenia dijo en voz alta… “Compadre, toma el que queda, tu vez doble”. Yo estaba perfectamente bien de la vista, lo que me dio por España fue un miedo terrible, miedo puro, de 24 quilates, más fino que mis famosos trincherazos, a todos nos pasa, ese fue el pretexto para no torear, esa es la verdad de la historia del famoso bolillo.-…

P.J. Usted nunca se metió en problemas, creo que fue un buen hombre.-…

S.P.- Yo así lo creo también, fui tranquilo, más bien fui tímido, era mi carácter.-…

P.J. -¿Ha visto a don Fermín?.- …

S.P. –Por supuesto que sí, cuando llegue aquí él me estaba esperando en la puerta. Siempre le “viviré” agradecido, me protegió mucho, me imponía en los carteles a donde le contrataban, me llevo a España, sin el gran “Armilla” Silverio se pudo haber perdido, no me queda la menor duda, él y los empresarios de la época que me tuvieron paciencia… y visión taurina.-…

P.J.- ¿Y qué me dice de su hermano Carmelo?.-…

S.P. –Jajá jajá, ¿Armando?, pues está feliz conmigo a su lado, le he evitado el tanto “agacharse”, ya no se asoma a verme torear, como lo dijo en mi pasodoble un amigo que tengo aquí junto, Agustín Lara.-…

P.J. –Maestro, usted acepta que no fue un torero valiente, ¿Por qué fue una figura del toreo?.-

S.P. –Fue un toque, un toque que Diosito me dio, la clase, el arte. Para ser torero no se necesita ser un suicida. Mira, me explico. Hay muchachos que dicen la tarde en que torean… “Hoy salgo a morirme”… ¡Nooo!, eso es mentira pura, si se mueren no torean, que salgan a hacer el toreo, siempre y cuando estén bien preparados, que sientan lo que hacen, que lo disfruten, que gocen ese miedo y frió que se siente en el patio de cuadrillas, que disfruten el dineral que les pagan.-…

P.J. –Perdón. “Maestro”, en la actualidad no se gana un céntimo.-…

S.P. –No puede ser, no es posible eso.-…

P.J. –Sin embargo así lo es, así sucede, es la actual costumbre, eso se estila ahora, dinero hasta que son “figuras”.-…

S.P. –Pues ahora me explico porque las plazas están vacías, pobres muchachos, salen sin motivación, así no se les puede exigir, que falta de visión de quienes los contratan, no puede ser cierto eso.-…

P.J. –¿Usted ganó buen dinero?.-…

S.P. –Claro que si, reconozco que me moría del miedo cada tarde y sin embargo, entre mi afición y la motivación de desquitar mi paga, hacia lo que me correspondía. Y mira que me “arriaron” fuerte los toros, me pegaron cornadas graves. Te aseguro que gane más en los ruedos que las tres veces que fui presidente municipal de Texcoco, mi tierra, orgullosamente de Pentecostés.-…

P.J. –Cambiando de tema. Ahí, donde usted está, ¿hay corridas de toros?.-…

S.P. –No, aquí están prohibidas, nos distraemos de otras maneras. Nos juntamos varios amigos, “Armillita”, Armando mi hermano, al que conocían como “Carmelo”, Pepe Ortiz, Lorenzo Garza, Pedro Vargas, Fray José de Guadalupe Mojica, “Cantinflas”, Agustín Lara y alguno más, no veas las tremolinas que armamos, cantamos, platicamos por días enteros, Agustín de vez en cuando nos surte de un buen vino, de esos para consagrar, se los roba y los esconde bajo la sotana de Fray José. Por “la ventana”, ahora ya libre de “Carmelo”, vemos corridas seguido, lo que siempre me ha extrañado es que en la capital de mi estado natal no se den toros, espiaremos si cuando se cocine en “Los Pinos” el chorizo toluqueño se den facilidades para montar corridas y novilladas. Claro, siempre y cuando “los diablos”, perdón, eso no se menciona por aquí, “los rojos” no acaparen la atención del público si es que ganan el campeonato futbolero.-…

P.J. –¿A “Calesero” lo ve seguido?.- …

S.P. –Todos los días le saludo de pasadita. Se la pasa jugando baraja con “El Soldado”, el trío lo completa otro paisano tuyo, Alfonso Pedroza Macías, “La Gripa”, y hasta creo que le ganan de continuo, siempre está renegando y haciendo señas, aquí no se permiten malas palabras.-…

P.J. –Que recuerdos le trae el nombre de “Tanguito”, el de “Pasteje”.-…

S.P. –Uff, ya me tocaste donde más me duele, mas que “Zapatero”, el de “La Punta”, el que me hirió casi de muerte. Esa faena me encumbro, puedo decir con total seguridad que he estado en el cielo por dos veces, esa tarde y ahora… ¡mi gran amigo, “Tanguito!. ¿Te puedo pedir un favor?.-…

P.J. -Claro “Maestro”, el que usted diga.-…

S.P. –Deja retirarme, permíteme ir a caminar, a recordar esa faena, a volver a vivirla, a “empalmar” mi estancia en el cielo, a agradecer al Patrón esa dualidad concedida en mi vida, dos bolillos, dos veces por aquí, dos veces en paz, mi tranquila vida y la Paz de mi amor, mi querida esposa, gracias por atender a lo que tú llamas “el pitido”, un abrazo para todo México y te aseguro que desde aquí todos hacemos votos porque pronto se vuelva a escribir una nueva “época de oro taurina”, como la nuestra, que los empresarios entiendan que el dinero es primordial en este negocio, gracias por todo y sigue durmiendo.-…

Me han emocionado las últimas palabras de don Silverio, el sueño es lo de menos, tuve la fortuna de platicar con un torero fuera de serie, todo sentimiento dentro y fuera de los ruedos, me despedí y me quede reflexionando, y aceptando, que los genios no se dan todos los días, ni hablar, fue tan grande que hasta su hermano “Carmelo”… “Se asoma a verlo torear”…Nos Vemos.

Deja un comentario