LOS TRIUNFOS NO SON PARA “CUIDARLOS”, SON PARA REFRENDARLOS.

-¿Sera cierto que es malo repetir de inmediato a un triunfador?-
-Pues no lo creo, los triunfos no son para “cuidarlos”, son para refrendarlos.-
-He leído que don Joaquín Bernadó mató 243 corridas en su Barcelona.
-¿Entonces para qué demonios haces esas preguntas tan mensas o zonzas?.-
-Como es tú costumbre, ya me vas a regañar.-
-Nada de eso, al contrario, y ya que tocas el tema de Barcelona te diré que don Pedro Balaña fue un empresario con mucha visión, cuando tomó las riendas del coso catalán declaró no saber de toros, sin embargo a Antonio Borrero, “Chamaco”, le dio en una sola temporada una veintena de festejos. Lo hizo ídolo de ese coso y región y eso le abrió puertas de las demás plazas a donde llegó ya muy cotizado, el dinero es importante por todos lados, para empresa y toreros, ganaba y daba a ganar.-
-Ya lo sabía. Por eso los toreros lo respetaban, era tu tocayo un hombre que aprovechaba la oferta y la demanda y se hinchó de ganar dinero.
-Fin que todo comerciante persigue.-
-Mira, en 1945 el abogado yucateco de origen libanes, don Neguib Simón Jalife, ex secretario del gobernador de su estado, Felipe Carrillo Puerto, comienza la construcción de la plaza México con capacidad para casi 50 mil espectadores, tenía visión, tenía clara idea que el Distrito Federal crecería descomunalmente y lo taurino acapararía la atención de sus habitantes, de esos hombres quiere la fiesta, me animo a decir que si se le da la continuidad requerida en seriedad a esa plazota ya su capacidad hubiera sido ampliada.-
-¿Más grande?-
-Claro, no es descabellado decirlo. Los estadios de otros deportes crecieron al doble y hasta el triple de sus asientos originales, desde luego que no es solo cuestión de ingeniería, es de ser ducho en la materia para lo que se edificó una plaza de toros, hoy se dedican, los que las manejan, a hacer trucos fiscales olvidándose de “fabricar” toreros, y comprar la materia prima, los toros de dehesas que tengan bravura, los que puedan retacar los cosos que están perdidos, se olvidaron de ese “pequeño detalle”.-
-Definitivamente es cierto, las novilladas escasean y esas son indispensables, ejemplos los hay de una carencia total de formación adecuada, irónicamente ya ni espontáneos vemos. De tener ídolos los 50 mil lugares de la plaza México se ocuparían seguidamente.-
-Ni duda cabe, vivimos un pleonasmo.-
-Explícate por favor.-
-Un verdadero “auto-suicidio”, los otros deportes y espectáculos han crecido y con nosotros vivimos un estancamiento creado por los mismos empresarios, ahora hasta lo que parecía imposible lo vemos, el golf tiene más espacio que las novilladas en la tele.-
-¿Eso es allá?.-
-Y aquí también.-
-¿Estas dolido o ya te aflora la amargura?-
-La amargura es para aquellos inestables de sesos que fueron algo y lo pierden o les llega el tiempo de aceptar el término de su ciclo. Afortunadamente yo nunca fui famoso, yo no perdí, al contrario, gane mucho. La vida buscando hacerse torero por aquellos años dejaba mucho, más, posiblemente, que lo que tienen ahora quienes ser creen intocables, esos años era una verdadera aula para saber sobrevivir.-
-Entonces, ¿por eso defiendes tus ideas?-
-Claro, estoy hecho a la antigüita, te voy a poner un ejemplo. Pregúntale a quien tenga mí edad que música prefiere entre Glen Miller y la de reggaetón, la de Agustín Lara o la ruidosa de metallica, bailar pegadito o brincar como chango.-
-¿Quieres decir pues que solo es cuestión de formación?-
-Así es, son épocas, antes las misses eran gorditas, ahora las mujeres sabrosas tienen la carne pegada a los huesos y están de moda. Antes las enormes faldas te hacían pensar que tapaban, hoy en día en lugar de vestidos solo usan anchos cinturones que dejan verles “hasta el apellido”, épocas, gustos, costumbres. Ahora en los cosos los jóvenes que asisten “crecieron” viendo las comodidades que “las figuras” solicitan, los toros light, creen que eso es la fiesta, el neo aficionado no tiene la culpa, por eso los viejitos renegamos al ir a las plazas y solo “emocionarnos” al ver a quienes lucen micro mini faldas.-
-Creo que tienes razón, asistir a un festejo es para emocionarse, ojala la casta regresara a las plazas, sobre todo a las corridas, aquí en Aguascalientes en esta temporada menor hemos visto buenas novilladas y por lo mismo desear que las figuras se contagien y los encierros verdaderamente bravos regresen a la feria.-
-Buenos deseos, eso lo esperamos todos, ojala y así sea… Nos Vemos.-

Deja un comentario