NOSOTROS NOS UNIMOS A LOS POLITICOS ANTITAURINOS…

AL SER mexicano de nacimiento adquiero legítimos derechos y obligaciones, soy mayor de edad, se dice estoy en plenas facultades mentales, nadie me obliga a tomar decisiones y además en este país hay libertad de expresión, por lo tanto he decidido adherirme a esos grupos que tan de moda han puesto ciertos políticos, querer acabar con la fiesta brava.

CIERTO ES que me uno a ellos y solo les solicito un pequeño trueque, nada del otro mundo, solamente hago uso de la tesis de la oferta y la demanda, solo eso… Si me das te doy. En otras palabras, esto es solo un trato común y corriente.

CONDICIONO mí inscripción a sus filas, y mi sincera y honesta fidelidad, con la garantía de que muchos de nuestros amigos nos habrán de seguir, a cambio un pequeñísimo favor, en realidad poco o nada para ellos. Que aseguren el trabajo a quienes, al desaparecer la fiesta, quedaran al garete, desempleados para que lo entiendan mejor, he aquí algunos de los puestos que desaparecerían o quedarían al borde de la ruina y/o el desempleo.

TOREROS, LLAMENSE, matadores, novilleros, subalternos o rejoneadores, apoderados, ganaderos, caballerangos, mozos de espadas, monosabios, taquilleros, cubeteros, cantineros, sastres taurinos, radio, prensa escrita, y vista, talabarteros, carniceros, vaqueros, transportistas, carpinteros, herreros, imprentas y papeleras, forrajeras, farmacéutica veterinaria, tractoristas, mecánicos, agencias automotrices, restauranteros, cervecerías, embotelladoras, músicos, agricultores, taxidermistas, expendedores de combustible ya que la gasolina es necesaria para transportar a los pocos aficionados que continúan llegando a los cosos, mover las reses, al turismo, a los toreros y a las mismas autoridades… Las visitas del extranjero…

HACE AÑOS, cuando México era un país más tranquilo, nuestras norteñas fronteras se llenaban cada domingo de curiosos americanos que atiborraban los cosos de esos territorios. ¿No sería mejor que aplicaran las leyes buscando regresaran esas derramas económicas?

MI DECISIÓN de olvidarme de lo taurino es irrevocable si ellos aceptan la petición de ofrecer trabajo a quienes viven de lo que genera un festejo por pinche que este sea. Y no me rajo de asegurar seguidores que se destierren por completo de los cosos… ¡¡¡He dicho!!!…

POR SI salta la liebre y aceptan mi propuesta, les agradecería a los señores legisladores se tomen la molestia de avisarme al siguiente correo electrónico… pedrojuliojmzv@hotmail.com… Nos Vemos.

Deja un comentario